“Otros 365 días” (Trilogía #3) – Blanka Lipińska

19 ago. 2020

 

Autora: Blanka Lipińska

Título original en polaco: “Kolejne 365 dni”

Trilogía: 365 días #3

Editorial: Agora

Publicación: Enero 2019 (sólo en polaco)

Categoría: Romántica Erótica

Idioma: Polaco

Páginas: 446

Protagonistas: Laura Biel, Massimo Torricelli y Nacho Matos

Sinopsis: Laura recibió un disparo estando embarazada, y los mejores médicos luchan por la vida de una mujer. Su esposo, el jefe de la mafia siciliana, debe tomar la decisión más difícil en su vida. A quién salvar: a su amada, o a su hijo... ¿Qué decisión tomará Massimo? ¿La vida sin Laura todavía tendrá sentido para él? ¿Podrá criar a su hijo solo? Millones de pensamientos están girando en su mente, pero ninguno trae alivio. No sabe cuál será el destino de su familia. ¿De quién serán los 365 días que seguirán en la tercera parte de la trilogía?

En Venta: Amazon; Amazon España

 

Características de los personajes:

Laura Biel (“Lari”, “Pequeña”, “Mi Dama”): 29 años, polaca (nació en la ciudad de Lublin), 1.65 cm de estatura, 50 kilos, talla 34-36, ojos negros, cabellos castaños a la altura de sus hombros, delgada, cuerpo tonificado y en forma, no es alta, poco pecho. Es una mujer muy vanidosa y algo superficial. Le da mucha importancia a la ropa, zapatos, a las marcas, a la estética, a los lujos, etc. Carácter fuerte y explosivo, ella se describe como de “mucho intelecto y buena en su profesión”. También se describe como “un volcán hirviente de energía sexual”. Tiene un padecimiento del corazón. Tiene miedo a volar. Maneja un inglés casi perfecto. Se mudó a vivir a la capital cuando tenía 21 años, luego de una decepción amorosa con Peter, y ya lleva 8 años viviendo allí. Trabajó como Gerente de Ventas en un hotel 5 estrellas.

Massimo Torricelli (“Don”, “Black”, “Donnie”): 32 años (nació en 1986), italiano, guapísimo, muy alto, como 1.90 cm, cabellos y ojos oscuros, labios gruesos, usa barba de unos días bien arreglada, mirada fría y penetrante, cuerpo trabajado, atlético. No tiene tatuajes. Habla inglés con acento británico, también ruso, alemán, francés, y por supuesto, italiano. Tiene una impresionante villa en las laderas de Taormina. Después de que murieron sus padres fue elegido “Jefe de la familia”, por eso lo llaman “Don”, es el jefe de una de las famiglias más fuertes y ricas de la mafia italiana. Él quería mucho a su madre y ella a él, al parecer, era cálida e increíble. Tiene algunas compañías, clubes, restaurantes, hoteles, etc. Trafica con drogas, armas, maneja a unas mujeres que se prostituyen en sus locales nocturnos, mata a sus enemigos o a quienes lo molestan. Colecciona autos (le quedó la colección de su padre).

Marcelo NachoMatos (“Calvo”): es español, canario, guapo, 35 años, completamente calvo, cara casi cuadrada, ojos verdes, tiene el cuerpo cubierto de tatuajes de colores, además de delgado, atlético y musculoso; es un estuche de monerías: campeón internacional múltiple de surf, deportista, sabe cocinar, canta, toca el violín, carismático; proviene de una madre sueca y padre español; su madre falleció en un accidente automovilístico; es políglota, habla español, italiano, inglés, alemán, francés, ruso, japonés y polaco. En su primera conversación con Laura finge ser un jardinero; pero pronto ella descubre que es un sicario o asesino profesional, el mejor en el negocio. Con la muerte de su padre, hereda los negocios de éste, además de que se convierte en el Jefe de la mafia en Tenerife.

Otros personajes: 1) Domenico (medio hermano de Massimo; es menor que él, italiano, es como 12 cm más bajo que Massimo; cabellos largos y oscuros que le llegan al hombro, delicados rasgos faciales y labios gigantes, lo definen como “un niño bonito”, elegante, le encanta la moda, el arte; trabaja para su hermano y también tiene sus propios negocios, es un “joven capo”, tiene casi la misma edad que Laura, o sea, ronda los 29 años. No supieron que eran hermanos hasta hace unos años cuando murió su padre; la madre de Domenico era la cuñada de su padre; o sea, el señor se metió con las dos hermanas. Estudió Historia del Arte; pinta; practica artes marciales desde los 9 años); 2) Olga (“Oli”; mejor amiga de Laura desde los 5 años, son como hermanas, es polaca, cabellos negros, cuerpo redondeado, sensual, promiscua, guapa, belleza exótica, tiene raíces medio armenias, tono de piel oliva; ella nunca tuvo un trabajo formal, digamos que trabajaba para los hombres, les daba lo que querían y ellos le daban dinero, era como una acompañante); 3) Mario (consejero de Massimo; consigliere; él lo presenta como su mano derecha; italiano, cabellos largos recogidos, piel tostada, hombre mayor, apuesto y duro); 4) Klara Biel (madre de Laura; casada hace 35 años; guapa, vanidosa, elegante, siempre está bien arreglada y maquillada; es rubia, cabellos largos, ojos azules grisáceos; no aparenta la edad que tiene; es sobreprotectora con su hija, pero también es su mejor amiga y la que mejor la conoce; habla polaco y ruso); 5) Tomasz Biel (padre de Laura; habla polaco y alemán, entiende poquito de inglés; vive con Klara en la ciudad de Lublin); 6) James (“Kuba”, “Jakub”; hermano de Laura; se adoran; para ella es su amigo y su ideal; es muy inteligente, trabaja en finanzas; guapo, elegante, despiadado, mujeriego; rubio, rizos, ojos color esmeralda, alto; en el 2do libro Laura dice que él se llama Jakub, no sé si lo de James es un tema de traducción; también en este libro se sabe que él y Olga tuvieron un amorío cuando ella tenía 17 años; como plus les comento que el hermano de la autora se llama Jakub); 7) Amelia Matos (hermana de Nacho; joven, 25 años, guapa, ojos azules, cabellos largos y claros, sin tatuajes; está embarazada de 1 mes y medio cuando conoce a Laura; ojo con ese detalle); 8) Fernando Matos (jefe de una familia de la mafia española, específicamente de Tenerife; padre de Marcelo y Amelia; hombre mayor, español, canario, cabellos algo largos, tez nevada, ojos oscuros, guapo); 9) Flavio (italiano, pareja de Amelia, todavía no estaban casados; pertenecía a la mafia española y Fernando Matos lo apreciaba mucho; parecía tener la misma edad que Nacho, tenía los cabellos negros); 10) Emi (diseñadora de modas, italiana, fue pareja ocasional de Domenico y sus familias se conocen desde hace muchos años; alta, delgada, extremadamente bella, elegante, perfecta, amable, cálida, cabellos negros largos y lisos, labios y ojos antinaturalmente grandes como los de los mangas japoneses, piernas largas, poco pecho; apoyará a Laura en su nueva empresa); 11) Karlo (dueño de un restaurante italiano en Polonia, en el centro de Varsovia; también es mafioso y amigo de Massimo; hombre mayor, elegante, cabeza rapada y calva; al parecer es mitad polaco, mitad ruso; su gente es la que cuida y vigila a Laura cada vez que está en su país); 12) Monica (esposa de Karlo; mujer mayor, muy bien conservada, elegante, morena, alta, rasgos delicados, polaca); 13) Damian (otro ex novio de Laura; es un luchador de MMA; polaco, enorme, calvo, parece un gladiador; ojos azules, nariz grande y rota, boca atractiva; hombre bueno, sabio, muy inteligente y educado; tuvieron una linda relación que se terminó porque a él le ofrecieron trabajo en España y ella no quiso irse con él por su propio trabajo; cuando se reencuentran en el 2do libro se hacen amigos); 14) María (ama de llaves, cocinera, niñera en la finca de los Torricelli desde hace varios años); entre otros.        

Agregados 3er. Libro: 15) Marco Garbi (terapeuta de Laura; unos 39 años, italiano, siciliano, cabellos largos y rizados atados en una cola de caballo; moderno, no parece el típico terapeuta ni en el vestir ni en sus métodos); 16) Marco (nueva pareja de Emi; es un adonis, cabellos negros y largos, musculoso); 17) Elena (una de las diseñadoras más talentosas que trabajaba para la empresa de Laura); 18) Iván (hombre de confianza de Nacho; español, hombre mayor, como de la edad del padre de Laura; piel bronceada, ojos azules, estatura mediana, en buena forma física; conoce a Nacho desde que era un niño); 19) Nina (estilista en Ibiza, es amiga de Nacho); 20) Pablo (hijo de Amelia y Flavio; nació prematuro; Nacho es su padrino); 21) Aria (al parecer es el nombre de la madre de Olga); 22) Eva (acompañante de Massimo; guapísima, cabellos largos y negros, ojos oscuros, no muy alta, elegante, sutil; dicen que se conocieron en Brasil); 23) Sergio (uno de los hombres de Massimo; guardaespaldas, italiano, enorme); 24) Luca (hijo de Olga y Domenico; italiano, 4 años, moreno, ojos oscuros, hermoso; se parece a su padre; estudia idiomas, entrena karate y tennis, y toca el piano); 25) Stella (hija de Laura y Nacho; española, 4 años, rubia, ojos marrones, bella, dulce, y muy activa como su padre); 26) Diego (pareja de Amelia; llevan 2 años juntos y su hermano aún no acepta la relación; es uno de los mejores abogados de España; trabaja para la empresa de Nacho); entre otros.  

   

Resumen y comentarios:

Esta es la tercera y última reseña de la trilogía, por lo que si esto es lo primero que ves, te aconsejo leer las reseñas uno y dos para poder entender mejor todo.  

Este tercer libro, a diferencia de los dos que le preceden no inicia siendo narrado por Massimo, no hay un POV de él, tal vez porque el libro anterior termina con una partecita narrada por el protagonista, cuando Laura cae inconsciente y él se encuentra con la disyuntiva de a quién salvará: si a su esposa o a su hijo.

La novela no tiene prólogo, contiene 20 capítulos y un epílogo, está ambientada mayormente en Italia, España, y Polonia; y todas las acciones son narradas por Laura.

El inicio de esta novela les confieso que me resultó medio confuso, porque el capítulo uno tiene un subtítulo que reza: “Algunos meses más tarde”, y en principio no entendí si era un sueño de Laura durante su convalecencia o la autora pretendía saltar directamente de lo que le ocurrió a Laura en casa de los Matos hasta un presente varios meses después. Pero, luego se percibe que esos párrafos son un adelanto de lo que sucederá el día que llegue el cumpleaños de Laura (o sea, cuando se cumplan los 365 días que le dio Massimo al inicio de la historia, cuando la secuestró). Ella va conduciendo un lujoso auto que le regaló “su hombre” (imaginamos que es Massimo), mientras nos cuenta que él lleva 1 mes dándole un obsequio cada día (30 días de regalos, 30 años son los que cumple), que debería sentirse deprimida ese día pero que se siente más viva que nunca. Cuando llega junto a él en una playa, éste le dice: “Feliz cumpleaños, pequeña (el apelativo cariñoso que usa su marido) Te amo”. Hablan, se besan, hasta que él le dice que tiene otra sorpresa. Se arrodilla, le ofrece un anillo y le pide que se case con él (y ahí la autora nos desconcierta al poner que eso lo dice “Nacho”).

“—Desearía...tartamudeó, y lo miré con diversión. Luego respiró hondo y cayó de rodillas, sacando una cajita en mi dirección.Cásate conmigodijo Nacho, sonriendo sobre sus dientes blancos. Me gustaría decir algo sabio, romántico, pero sólo quiero decir algo para convencerte. Antes de que digas algo, Laura, piénsalo. Una declaración no es un matrimonio, y un matrimonio no es la eternidadMe pinchó con la caja en la barrigaRecuerda, no quiero obligarte a hacer nada, no te estoy obligando a hacer nada. Dirás que sí, si quieres. Si no estás de acuerdo, te enviaré a Amelia, y ella te atormentará hasta la muerte. Bueno, puedo ver que este argumento tampoco te atrae. Entonces, acepta.—Me besó el estómago y luego apoyó su frente en una curva invisible.Recuerda, una familia es de al menos tres personas. Al menos eso no significa que vaya a dejar de serlo. Te quieroSusurré. Iba aceptar desde un principio cuando empezaste a hablar, pero como me silenciaste, dejé que te probaras a ti mismo.Sus ojos brillantes se reían de mí. Sí, me casaré contigo.

Como se puede notar por la frase, esto es algo que ocurre meses más tarde, ya se cumplieron los 365 días, Laura está con Nacho, éste le pide matrimonio, y ella está embarazada. Ahí termina ese primer capítulo. Obviamente, en ese momento, uno como lector se queda con cara de ¿what? Porque con los datos proporcionados nos hacemos una idea de que Laura deja a Massimo para hacer una vida con Nacho, su segundo secuestrador, y que está embarazada, sólo que no sabemos si es Luca (el bebé que esperaba con Massimo y que entonces milagrosamente se salvó), o es un nuevo embarazo con el español, y dado que en el texto pone “una curva invisible”, se puede asumir que es lo segundo, ya que Luca tenía casi 5 meses cuando fue aquel ataque en la residencia de los Matos, a causa del cual Massimo tuvo que elegir por la vida de uno u otro. Pero bueno, el caso es que ya con este inicio tan llamativo, nos damos cuenta de la tónica que seguirá la historia y el giro tan radical que le aplicó la autora.

Al iniciar el capítulo dos, nos damos cuenta que la trama se traslada a lo que ocurre inmediatamente después del final del segundo libro. Laura despierta después de dos semanas en un hospital, llena de tubos y con su marido bastante desmejorado físicamente por la preocupación. No la deja ni un segundo mientras la revisan los médicos y especialistas. Cuando ella quiere saber lo que pasó, él le dice “Me salvaste, Laura. Como en mi visión, me salvaste, querida”. Y cuando preguntó por su bebé, Massimo se descompone y lleno de dolor le dice: “Está muerto. La bala se acercó demasiado. Era demasiado pequeño. No tenía ninguna posibilidad. Afortunadamente, estás viva. Duerme un poco, los médicos dicen que necesitas mucho descanso ahora. Tendremos un montón de niños, te lo prometo”. Ella no para de llorar y la sedan, prometiéndole Massimo que no se separará de ella, y se lo cumple, cada vez que despierta, él está allí. Con el paso de los días, Laura se entera que recibió un disparo en el riñón y que éste no se pudo salvar, pero que puede vivir bien con uno solo, mientras se mantenga sana. Dos días antes de abandonar el hospital, ella presiona a Massimo para que le cuente lo que pasó en la finca de los Matos. Reacio, acepta:    

“—Flavio, él... le disparó a Fernando, y luego le disparó a Marcelo.— Al oír esas palabras, sentí que me obstruía. Fallóañadió, y yo gemí de alivio, y cuando Massimo me miró sorprendido, fingí que algo me dolía en el pecho. Me puse la mano encima y le di una señal para que continuara. Ese calvo hijo de puta le disparó. O al menos eso es lo que pensé cuando cayó detrás del escritorio, inundando todo con sangre. Entonces te sentiste peor. Quise sostenerte, y entonces él disparó de nuevo— Mis ojos se hicieron grandes como platillos, y mi aliento se atascó en mi garganta y no podía decir una palabra. Debo haberme visto terrible, porque Black se me acercó y, acariciando mi cabeza, revisó los indicadores de los monitores. Estaba en shock. ¡¿Cómo pudo Nacho dispararme?! No pude entenderlo. Y por eso no quería hablarte de ello […] ¿Y qué fue lo siguiente? —Flavio desafortunadamente se despertó y te disparó. —Flavio Repetí después de él en mi cabeza, y había una alegría incontrolable en mi cara. Don probablemente creyó que eran las drogas y continuó. Marcelo le disparó, o más bien lo masacró, porque le puso toda la carga. En ese momento, yo ya estaba cuidando de ti. Domenico fue a buscar ayuda, porque por desgracia la habitación estaba insonorizada, así que nadie oyó nada. Matos trajo un botiquín de primeros auxilios. Entonces llegó la ambulancia. Habías perdido mucha sangre. Eso es todo. —¿Y ahora? ¿Qué pasa ahora? —Nos vamos a casa. —Me pregunto por los españoles, por sus intereses... ¿Estoy a salvo o alguien me secuestrará de nuevo?— dije con una irritación falsa. Digamos que hice un trato con Marcelo. Toda esta habitación, como nuestra casa, está llena de electrónica, hay cámaras y un sistema de grabación. Vi la grabación y escuché lo que dijo Flavio. Sé que la familia Matos estaba involucrada en esto. Fernando no tenía ni idea de las verdaderas intenciones de Flavio. Marcelo cometió un gran error al secuestrarte. Pero sé que te salvó la vida y te cuidó. No puedo soportar la idea de que... ¡Nunca habrá paz! Mi hijo murió por culpa de este hombre, mi esposa casi pierde la vida. Cuando vi el video de ese hijo de puta golpeándote, juro que si pudiera, ¡lo mataría un millón de veces más! No puedo soportar la idea de que no te protegí, que dejé que ese calvo hijo de puta te secuestrara y te llevara al lugar donde te atrapó esa escoria. —No lo sabía. Nacho no tenía ni idea de por qué me secuestraron. —¿Lo estás defendiendo? ¿Lo estás defendiendo después de todo lo que has pasado? —No quiero que tengas enemigos porque me afecta.—Dije, e inmediatamente me arrepentí de mis palabras. Esta declaración, no literalmente, pero aun así, fue una acusación. Sin querer, sugerí que él era el responsable de mi condición

Cuando vuelve a despertar, Massimo ya no está ahí. Decide salir a caminar por los pasillos del hospital y la siguen los guardaespaldas. Para su sorpresa, se encuentra con Amelia, que está parada frente al cristal que permite ver hacia la habitación de los niños, donde algunos están en incubadoras. Laura se da cuenta que Amelia está con bata, así que también es una paciente. Ella le cuenta que su bebé nació muy pronto luego del trauma cuando se enteró de la muerte de su padre y lo de Flavio. Lo llamó Pablo, tal y como quería, y el niño está en incubadora, es un bebé prematuro (OJO, aquí es donde para mí hay un error, porque si recuerdan la reseña anterior, cuando se conocen, Amelia le dice que está embarazada de 1 mes y medio, o sea, unas 6 semanas de gestación, esa plática ocurrió el 28 de diciembre. Y si consideramos que el ataque fue el 30, y Laura se despierta 2 semanas después y en los siguientes días se encuentra con Amelia en el hospital, entonces exagerando, ese bebé nació con menos de 2 meses, y la verdad, yo no sé qué tan posible es que sobreviva un feto con ese tiempo de vida, aunque sea en una incubadora; confieso mi ignorancia en el tema, si alguien lo sabe, me encantaría que me lo aclarara. Lo que tampoco sé es si este fue un error de redacción de la autora, o de la traducción). Al día siguiente, la vuelve a buscar y hablan. Amelia le dice que ya Marcelo le contó la verdad, o sea, que en realidad no eran pareja, que su padre la mandó secuestrar, que no era tonta y sabía a lo que se dedicaba su familia, pero que desconocía que Flavio estuviera involucrado en todo eso. Se sorprende al ver que Laura perdió al bebé y se siente culpable porque eso lo provocó su familia. Laura la tranquiliza diciéndole que ella no tiene la culpa de nada, y que toda esa desgracia se la debían a sus hombres. Laura se despide de ella porque ese día parte para Sicilia. Amelia intenta hablarle de Marcelo, que no lo odie porque cree que él piensa en ella, pero Laura la detiene sin querer saber más. Vuelan a Sicilia, Laura llega a la mansión después de casi 1 mes. Habla con Olga, ésta le cuenta que sus padres no saben nada de lo que pasó, que le inventaron que fue a un viaje sorpresa con Massimo. Laura llama a su madre y le cuenta que perdió al bebé, se desahoga con ella. Duerme y después algo la despierta; baja y ve a Massimo tomando junto a la chimenea. Él le dice que debe descansar y ella le contesta que no es lo mismo sin él en la cama, a lo que Massimo responde que no puede dormir con ella por si le hace daño sin querer y que ya tuvo suficiente por su culpa. Luego la sorprende cuestionándole qué pasó en Tenerife. Ella no le responde y por el contrario, le pregunta si está borracho. Discuten, se rompe un vaso, y mientras Massimo limpia, Laura se queda dormida (para variar, ya ven que ella o se duerme, o se desmaya todo el tiempo; pero lo llamativo aquí es que Laura en su interior duda si su marido se enteró lo que pasó en la casa de la playa con Nacho, o su debilidad por él, ella misma lo admite). Después, la relación del matrimonio entra en una espiral extraña en la que casi no conviven. Laura cuenta que en los siguientes días y semanas la rutina era siempre la misma; ella en la cama llorando, pensando, recordando, y Massimo trabajando o haciendo otras cosas; casi ni se veían ni dormían en la misma cama. Olga intenta sacarla del pozo (porque ya está harta que Massimo viva enojado y se lleve a Domenico para todas partes, alejándolo de ella; o sea, por sus propios motivos, no por su amiga), pero no lo logra; y hasta la acusa de egoísta, porque fue ella la que la trajo a Sicilia, la dejó enamorarse, comprometerse y que ahora la dejaba sola (la verdad, a mí me pareció ridículo que Olga le reclamara esas cosas, pero bueno, Olga es una ridícula y la relación de amistad de las dos es muy así también). Con ese discurso, logra quitar de su letargo a Laura y la lleva con un terapeuta, Marco Garbi, el mejor de la zona; todo va bien. Luego, la convence arrastrándola de las patas, para que se bañe, se vista de nuevo y salgan. Van a una consulta médica por las cicatrices, a un spa y al salón de belleza, donde decide volver a su color de cabello natural, el oscuro, pero además ponerse extensiones para alargarlo y un flequillo recto (se supone que ya han pasado 3 meses desde Nochebuena, porque fue la última vez que la vio la esteticista). Cuando termina, Laura no puede creer que se vea tan bien y bonita (sí, es así de vanidosa). Olga la convence de salir de fiesta más tarde para celebrar su cambio. Laura acepta y se sorprende al pensar que se siente bien, atractiva, sexi y muy femenina, y que la última vez que se sintió así fue con Nacho (ojo con esto; porque piensa que tampoco está lista para contarle a Olga sobre lo que siente por Nacho, ya que tiene un marido y lo ama). Llegan a la casa y todo está en silencio; cada una va a prepararse para salir a festejar. Se topa con Massimo que estaba en una reunión en la biblioteca. Éste queda maravillado mirándola (Laura dice que tenía mucho tiempo que no la miraba como a una mujer). Se desata la pasión contra una pared. Massimo debe ir a continuar con su reunión, pero un pensamiento “horroriza” a Laura y la deja petrificada: volver a quedarse embarazada de su marido cuando el destino ya decidió por ella al perder a su hijo, que eso era lo que la ataba a Massimo (ojo con lo que ella piensa, ya se empieza a notar su desapego con su marido, aunque ella lo solape diciendo que es “por ahora” porque sus cirugías están muy recientes). Le pide a Olga que al día siguiente vaya al médico por una receta para una pastilla del día siguiente, y también por pastillas anticonceptivas, pero que necesita que Massimo no se entere. Van al local nocturno de Massimo, Giardini Naxos, Laura no le avisó pero no le importa. Mientras está allí, recibe una llamada de Nacho, que quiere saber cómo está y le da a entender que la está viendo. Cortan y Olga la cuestiona. Laura termina confesando parte de su sentir con una sonrisa y tono soñador: le dice que Marcelo fue diferente, que con él era libre, que la cuidó y protegió, etc. Olga se sorprende por su tono y reacción, y le dice que está enamorada.  

“—¡Maldita sea, estás enamorada! Oli me interrumpió, haciendo grandes ojos. Me quedé callada. No podía negarlo de inmediato. ¿Me he enamorado? No tenía ni idea. ¿Tal vez me enamoré? Tenía un marido. Lo amaba. Era maravilloso. El mejor tipo con el que podría soñar. Pero, ¿estaba segura? —¡Me estás jodiendo! Es sólo un tipo. Además, me ha hecho daño... Perdí el bebé. Eso es lo primero. Segundo, estuve en el hospital por unas semanas, y aún más tiempo en casa, recuperándome. Mi marido se ha alejado de mí y me trata más como un enemigo que como una esposa. —Oh, Lari. No puede perdonarse por todo esto. Está huyendo de ti porque se siente culpable de que hayas perdido a tu hijo. Y aún más, que tuviste que pasar por todo esto. ¿Sabes que quería enviarte de vuelta a Polonia para que nadie te hiciera daño por su culpa? Estaba dispuesto a devolver lo que más amaba. Quería que estuvieras a salvo. Una noche me colé en la biblioteca y le oí hablar con Domenico, estoy aprendiendo ese maldito italiano, pero aún no lo entiendo. Pero entonces no tuve que entender para saber lo que estaba pasando. Laura, estaba llorando. Pero... era un sonido como si alguien hubiera matado un animal, un rugido salvaje. —¿Cuándo fue eso? —Por la noche, justo después de que volviste a Sicilia”…  

Después de ese local, Olga y ella van a otro, también de los Torricelli, y ahí siente que alguien la observa hasta que ve a Nacho, pero como está muy borracha piensa que es una alucinación. Va al baño y le parece verlo de nuevo, hasta que llega Massimo reclamándole que haya salido sin decirle. La lleva a una zona privada de la discoteca, se pone a beber mucho y consume cocaína frente a ella, igual que Domenico y Olga, hasta que en un impulso Laura también consume, lo que enoja a su marido, eso era lo que ella buscaba. Discuten, él le dice que ella no respeta su nuevo corazón (por su borrachera ella no presta mucha atención a eso). La lleva a una habitación privada del local y le vuelve a preguntar qué pasó en Tenerife, y ella vuelve a eludir una respuesta. En represalia, Massimo le dice que bailará para él, que le dará servicio, y después él se servirá de ella. Cuando se duerme, tiene un sueño erótico con Nacho, y cuando despierta se da cuenta que con el que está es Massimo; está algo rígida y no logra llegar al final, Massimo se da cuenta y se va ofendido; ella arguye que es por la resaca. En ese momento, ella recuerda lo que él le dijo la noche anterior sobre su nuevo corazón, y se lo pregunta, así que él le responde que le hicieron un trasplante, y se va enojado sin dar más explicaciones (Cap. 4). Al día siguiente, Laura se decide a ir para entrevistarse con Emi, por lo de su nueva empresa e inician el proyecto. Las siguientes semanas son muy intensas en lo que se establece el negocio y se pone en marcha. Mientras tanto, Massimo volvió a sus viejos hábitos (los pre-Laura), o sea, a drogarse y alcoholizarse en demasía, ya no se esconde de ella para hacerlo; además de que sólo ocasionalmente tiene intimidad con su esposa (a partir de aquí ya es muy notoria la campaña “Anti-Massimo” que inició subrepticiamente la autora desde que comenzó este 3er libro; se puede intuir claramente cómo emprende la desfiguración del personaje, resaltando los aspectos más oscuros de su personalidad, y esto recién está empezando, porque después se pone peor, e incluso ya es muy poca la importancia que tiene su personaje). Él se ha alejado de ella, e incluso el terapeuta de Laura le dijo que eso pasaría, que él aún está procesando su dolor por la pérdida del bebé y que debe darle tiempo y respetar su sentir; también le hizo ver que Massimo todavía debe estar digiriendo si resulta peligroso para ella estar con él, luchando así contra su propio egoísmo. Cuando se está preparando a las apuradas para una reunión que tendrá en Palermo, aparece su marido, que se vuelve loco al verla, tienen un momento de pasión, pero Laura remarca que ya no ve la ternura de antes en su mirada. Cuando terminan él se la queda mirando y antes de irse le dice: “Eres tan frágil. Tan hermosa…No te merezco”. Eso la deja triste y casi llorando, pero curiosamente lo que le da calma es ponerse a pensar en Nacho, y se da cuenta que su prioridad ahora es su empresa. Llega el mes de mayo, y en la empresa reciben la invitación para la Feria de la moda en Lagos (Portugal) durante una semana para descansar (Olga le recuerda que se casa en 2 meses). Se van, y ella no se despide de Massimo, él tampoco va a buscarla, su matrimonio no va bien, según ella él actúa como si la odiara y se desaparece durante días (Cap.5). En Portugal, por casualidad pasan por una playa en la que está compitiendo Marcelo Matos, y Laura se lo muestra a Olga a la distancia. Ven que festeja su triunfo con Amelia, y cuando Laura ya se está yendo, él la ve y parece que no puede creerlo, pero Laura se aleja en el auto acompañada de los guardaespaldas. Olga le exige que le cuente bien toda la historia y ésta lo hace, mientras se emborrachan. Más tarde, ya en su habitación, ella piensa que está teniendo unas alucinaciones con Nacho cuidándola, pero lo cierto es que él sí está ahí con ella, mientras ésta le confiesa que lleva casi 6 meses soñando que hace el amor con él. Cuando despierta, tiene una resaca tremenda y encuentra un SMS en su celular que dice “Espero que hayas soñado con lo que querías”, y con eso se da cuenta que lo que vivió no fue un sueño. En la noche, van a la fiesta. Olga se emborracha y Laura la despacha al hotel, quedándose sola en la fiesta. Ahí se encuentra con Amelia y Nacho, y ésta los deja solos cuando nota que no pueden dejar de mirarse embobados. Laura se altera un poco, Nacho le agarra la muñeca para medirle la tensión, y ella le dice que ya no sufre del corazón porque tiene uno nuevo; a lo que Nacho le contesta que lo sabe porque fue él el que le consiguió ese corazón. Nacho le dice que la extraña, que estuvo varias veces en Sicilia para verla, y que lo hizo porque quiere más de ella, que hay muchas cosas que quiere que compartan juntos. Ella se quiere regresar al hotel, él se ofrece a llevarla y ella acepta a regañadientes (porque supone que su celular ya se habrá descargado ya que andaba con la batería baja; dice ser adicta a su teléfono celular y a los zapatos). Se tocan accidentalmente las manos y sienten escalofríos (ojos en blanco), él se acerca para besarla pero al final no lo hace, pero en cambio le dice que en Tenerife le mintió cuando le dijo que sólo quería follarla y ser su amigo. En el auto, escuchan la música de Evanescence y a ella le afecta tanto la letra que le pide bajar del auto (OJOS EN BLANCO), luego le reclama que su vida estaba bien y era feliz hasta que él apareció. Lo besa y él le responde, luego le confiesa:

“—Compré una casa en Sicilia para estar más cerca de ti. Te vigilo porque veo lo que está pasando, pequeña. Cuando llamé por primera vez, estaba sentado en el mismo restaurante que tú. También te vigilaba en el club, sobre todo porque estabas terriblemente borracha. Sé cuándo ordenas el almuerzo para la compañía y lo poco que comes. Sé cuándo vas con el terapeuta y cuando no te va bien con Torricelli durante semanas. —Basta. ¿Por qué estás haciendo esto? —Creo que me enamoré de ti”.

Inmediatamente después, empieza a sonar el celular de Laura, es una llamada de Massimo, pero no puede atenderle porque se acaba la batería; se preocupa y le exige a Nacho que la ayude para cargarlo. Él la lleva a su casa para que lo pueda hacer, y le dice:

“—Tengo que trabajar a veces. Desafortunadamente, después de que mi padre murió, me convertí en el jefe. Me gusta, o más bien me gustaba mi trabajo. Te acostumbras a todo, especialmente cuando lo tratas como un deporte. —¿Matar y secuestrar gente es un deporte para ti? —Me encanta cuando la gente tiembla al oír mi nombre. Y ahora en lugar de estar tirado con un rifle en el tejado o disparar a alguien en la cabeza, o parado frente a él cara a cara, me siento detrás de un escritorio y dirijo el imperio de mi padre. Pero tú nunca me temiste... —Desafortunadamente, no me asustas. Aunque sé que has intentado asustarme unas cuantas veces. —Voy a tirar el mundo entero a tus pies, chica. Te mostraré lugares que nunca soñaste […] Puedes huir de mí. Pero ambos sabemos que no puedes huir de lo que está en tu cabeza…”

Quedan para verse al día siguiente en una pista de carreras para motocicletas porque sabe que ella tiene licencia para conducirlas y también porque sabe que le encantan, le dice que lleve a Olga y él llevará a Amelia. Pero antes de despedirse la seduce y Laura se deja:

—Nacho, necesito tiempo. —Te diré a qué conclusiones llegarás, sólo abre bien los muslos. En algún momento, te darás cuenta de que tu marido ya no es el hombre que conociste, sino sólo una imitación del hombre que querías ver en él. Cuando finalmente te independices de él, lo dejarás porque no creo que satisfaga tus necesidades básicas. Me quieres, chica, pero no porque tenga tatuajes coloridos y sea rico. Me quieres porque estás enamorada de mí, igual que yo estoy enamorado de ti. No quiero follarte como lo hace tu marido. No quiero tu cuerpo. Quiero que vengas solo para estar cerca de mí. Quiero que quieras sentirme dentro de ti porque no podemos estar más cerca. Te adoraré, cada pedazo de tu alma será sagrado para mí, te liberaré de todo lo que te quite la paz. No te resistas, cariño. Quiero darte placer. Quiero darte todo lo que quieras”… (Se puede decir que esta es la primera vez de ellos, aunque lo hayan hecho con la ropa puesta. Se manchan; así que él le presta unas ropas de su hermana para que regrese al hotel).

Él le dice que si ella quiere podría secuestrarla, y Laura le expresa que así todo sería más fácil, pero no va a ser lo mejor porque ella todavía estaba atada al pasado. Se olvida el bolso y el vestido en el auto de Nacho (pero nunca leí que se lo devolviera). Llega a su cuarto de hotel y se sorprende al encontrar ahí a Massimo, que muy furioso le espeta dónde estaba. Ella se defiende diciéndole que necesitaba pensar y que le sorprende que a él le importe lo que haga ya que lleva semanas sin hacerle caso. Incluso agrega que, está harta de él y de su forma de ser desde hace 6 meses, que fue ella la que perdió el bebé y tuvo una cirugía, y que él la dejó sola con todo eso. Lo golpea y él le responde que está muy equivocada si cree que lo va a dejar, y que sólo necesita un momento para recordarle lo mucho que lo quiere; la ata a la cama y le exige respuestas. Laura nota que él está drogado y alcoholizado. La fuerza sexualmente. Cuando despierta, él mira con horror y arrepentimiento lo que le hizo, al ver el cuerpo desnudo y magullado de ella, y al notar el miedo que le tiene. Le promete que no volverá a tomar alcohol ni a drogarse, y ella no le cree, porque sabe que apenas se vuelva a enojar lo volverá a hacer. Le dice que se va a ir a Polonia porque necesita alejarse de él para pensar, porque está a punto de pedirle el divorcio, ya que su relación murió junto con su hijo. Lo amenaza diciéndole que, o va a terapia y deja de beber volviendo a ser ese hombre que ella conoció hace casi 1 año, o ellos van a terminar. Que quiere que la deje en paz cuando vaya a Polonia, y que ni se le ocurra mandar a sus hombres o volar él mismo persiguiéndola, porque le jura que se divorciará de él y no la volverá a ver. Lo obliga a mirar su cuerpo magullado, y le dice que puede encarcelarla, violarla y cambiar su vida de nuevo, pero ya no tendrá su corazón ni su cabeza; que no lo está dejando, que sólo quiere arreglar las cosas. Ella sale a tomar aire, va a un restaurante, Nacho la llama y le dice que la está viendo a lo lejos, que ya sabe que Massimo está en la ciudad y que la están siguiendo. A la distancia, Nacho logra ver algunas de las magulladuras de Laura, y se pone furioso, se ven a escondidas y él promete matar a Massimo por lo que le hizo. Ella le dice que va a ir a Polonia porque necesita alejarse de los dos para pensar, y él lo acepta. Vuelve al hotel, se lo comunica a Olga; luego se va a despedir de Massimo, ahí lo acusa de que la violó, y él le cuenta que ya concertó cita con un terapeuta, que lo verá tan pronto llegue a Sicilia, que se curará, que no volverá a drogarse y que conseguirá que ella no le vuelva a temer nunca más, además de ofrecerle que tengan una hija así como ella quería. Se despiden con un beso, y él le dice que la ama (Cap.7). Cuando llega a Polonia se sorprende al enterarse que Massimo llamó a Karlo para que Damian cuide de ella. Laura le cuenta a su amigo lo que pasó con Nacho y su sentir, y Damian logra descifrarla al preguntarle respecto a Nacho: “¿No crees que se metió en tu cabeza porque no eras tan feliz como creías? Cuando estás tan segura de algo, nada te disuadirá de ello y nada romperá la sólida estructura de tus sentimientos. Pero si tienes al menos una sombra de duda y los cimientos sobre los que se asienta algo no son sólidos, una pequeña explosión es suficiente para que todo se derrumbe”. Al día siguiente, va a ir a visitar a sus padres y se compra una moto. Cuando Massimo se lo reclama porque tiene miedo por su seguridad, ella le contesta que antes de conocerlo a él conducía motos sin problema y que en 29 años nunca le ha pasado nada, y que mejor ahora que está con él le han dado un balazo, perdió un bebé y la han secuestrado. A Massimo le duele el golpe bajo de esas palabras, pero aun así le dice que si le pasara algo a ella, eso lo mataría, porque su vida sin ella no tiene sentido. A su madre le cuenta una historia edulcorada sobre Nacho y que está enamorada de él, también que no está muy bien con Massimo. Su madre cree que la razón del matrimonio fue el bebé y que al no haber más bebé, la relación se rompió. Laura le dice que estuvo luchando durante meses por su matrimonio, que su marido la ignoraba y la trataba como a una enemiga (y yo quiero saber ¿cuándo luchó ella y qué hizo por salvar su relación? Yo creo que es la excusa que se metió en la cabeza para no admitir sus errores. Y eso de que “él la ignoraba y la trataba como enemiga”, claramente fue porque ella había cambiado y él sospechaba que algo pasó en Tenerife, idea que ella reforzaba con su comportamiento y al evitar hablar del tema) y también reconoce que si Massimo sólo fuera su novio, lo hubiese dejado para estar con Nacho. Su madre le aconseja que sea egoísta, que piense primero en ella, que a los hombres nos les gustan las mujeres que se quejan (¡qué sabiduría!). Massimo le cumple, y en sus 10 días en Polonia no la volvió a llamar. Ella extrañó a los dos hombres, así que no logró resolver nada en su cabeza, por lo que toma la decisión de dejar que la vida siga su curso, sin intervenir ella en dicho curso. Un día, cuando sale a pasear con su padre en la moto, aparece Nacho en otra moto impresionante y se presenta al padre, diciéndole que va a tomar prestada a Laura un momento. Laura le reclama que apareciera, le dice que Massimo entendió que ella necesitaba tiempo, y él no. Ahí descubre que Nacho sabe polaco y no le había dicho. Se la lleva en su moto y escapan de Damian. La lleva a una casa que tiene ahí (tiene casa en todos lados); Laura llama a su madre para decirle que no irá a dormir esa noche (Cap.8). Nacho aprovecha para deslumbrarla y enamorarla más. Le dice que cuando ella entra a una habitación él la siente porque su masculina piel brilla. La seduce, pero le aclara que esa noche no harán el amor, que sólo conocerán sus cuerpos y necesidades. También le dice que no quiere ser su amante, sino el hombre al que ella ame, y que por eso no pasará nada hasta que ella libere a su cabeza de ese juramento que hizo ante el altar. Laura descubre que él tiene un piercing en la punta de “su amigo” y para ella es lo más bello que ha visto en su vida (lo mismo pensó de Massimo). Regresa a Sicilia, Massimo la va a buscar al aeropuerto y la lleva a Messina conduciendo él mismo. A Laura la sorprende que la lleve a esa casa y le dice que quiere ir a la de Taormina para ver a Olga, pero él le cuenta que ella y Domenico están de vacaciones en Ibiza. Al llegar y bajarse del auto, él le sugiere que deje su bolso con el celular ahí, que no lo va a necesitar en la casa. Ahí le entrega un regalo, una bella perrita a la que bautiza como Prada.

“—¿Te gusta? —¿Que si me gusta? Es maravillosa y tan pequeña, no mucho más grande que mi mano. —Y depende completamente de ti, como yo. Si no la cuidas, probablemente morirá. A mí me pasará lo mismo. Moriré sin ti. Todos estos días... No puedo vivir sin ti y no quiero hacerlo. —Massimo, esto es el colmo de la hipocresía. Me dejaste durante muchos días, muchos más de los que yo te dejé ahora. ―Sólo... No fue hasta que me dejaste que me di cuenta de que te estaba  perdiendo. Cuando ya no pude controlarte y no pude tenerte, me di cuenta de lo importante que eras para mí. Lo más importante. Lo arruiné todo, Laura, pero te prometo que arreglaré cada minuto malo que has pasado por mi culpa. Pequeña, te quiero mucho”.

Massimo le cuenta que lleva dos semanas de terapia y que va lento (algo raro porque ella según estuvo 10 días en Polonia), que lo que hizo mal en más de 30 años no lo podrá solucionar en tan poco tiempo. Ella comienza a insinuarse y a tentarlo, y él le dice que no pasará nada entre ellos hasta que lo solucione todo (entonces, la madura y cuerda Laura se lamenta de su suerte y hace un berrinche interno, pensando que ni Massimo ni Nacho quieren tener sexo con ella, ambos haciendo gala de sus férreas determinaciones). Pero la señora no se queda así, y continúa con sus provocaciones y sus intentos para que Massimo caiga (tiene poco que estuvo con Nacho, supuestamente muy enamorada, y ahora está haciendo de todo para vencer la resistencia de su marido. Es la madurez y coherencia andando), seduciéndolo hasta que finalmente él cede proporcionándole placer a ella y negándose el suyo (Cap.9). Los siguientes dos días son idílicos, aunque ella sigue provocándolo y él sigue aguantándose para no llegar al final, hasta que la noche del tercer día, en medio de unos juegos y provocaciones, ella le dice “Basta, Nacho”, lo que desata la furia de su marido. Le vuelve a preguntar sobre lo que pasó en Tenerife y ella vuelve a negar que algo haya pasado. Entonces, le cuestiona por qué dijo ese nombre, y ella miente al decir que últimamente está soñando mucho con lo que pasó aquel 30 de diciembre y que tal vez su subconsciente aún siente lo que experimentó en las islas Canarias. Ella sube a la habitación y se duerme; pero la despierta un ruido y la voz de Massimo afirmándole “Te ha follado”. Cuando lo mira, ve que está desnudo y con una botella vacía de alcohol a su lado. Él le pide que lo admita, pero ella sigue negándolo. Y cuando ve sus intenciones de forzarla nuevamente, toma a la perrita y echa a correr, escapándose en el auto en el que llegaron (agradece que Massimo le sugiriera lo de dejar su bolso y celular en el auto días antes), mientras su marido intenta detenerla. Mientras conduce, llama a Domenico y muy alterada le dice que Massimo lo quiere hacer de nuevo (refiriéndose a la violación), entonces su cuñado le dice que vaya al aeropuerto y que de ahí volará hasta Ibiza, junto a ellos. Ya ahí, le cuenta a Domenico lo que pasó y éste le dice que irá inmediatamente a Sicilia para calmar a su hermano. Laura, muy decidida le dice que dejará a Massimo y que quiere el divorcio, que él se lo diga, y cuando el otro intenta persuadirla, ella le suelta que después de todo lo que pasó su vida será muy difícil al lado de Massimo, que ya no quiere eso. Domenico la exhorta a que sea ella la que termine su relación cara a cara, y Laura le dice que sí, que lo hará, pero más adelante, y que por el momento él se encargue de mantener alejado a Massimo con lo que le dijo del divorcio. Laura le cuenta a Olga lo de la violación y que quiere el divorcio. Olga le dice:

“La situación es la siguiente. Tu marido es un impulsivo, brutal e incalculable drogadicto y un alcohólico... y Nacho es un seductor, gentil y colorido secuestrador. Tu historia es muy unilateral, ¿lo sabías? Ya no quieres estar con Massimo y no me sorprende. Pero recuerda, él fue así una vez. ¿Recuerdas cuando viniste a Polonia y me hablaste de él? Tu corazón se volvió loco entonces, Lari, y hablabas de Massimo como si fuera un dios en la tierra. No olvides que conocemos mejor a la gente en situaciones de crisis…”     

Pero bueno, Laura soluciona su mal de amores, haciendo lo que mejor sabe hacer, ser superficial y yendo de compras; y para rematar, coqueteando con unos tipos desconocidos y programando plan para esa noche. Van a una discoteca, y ahí les llega de sorpresa Nacho (al parecer los desconocidos de antes eran su gente), que además les comunica que Domenico está volando para Ibiza. Cuando Olga quiere llevarse a Laura, Nacho le dice que vaya  tranquila, ya que Laura se quedará con él. Olga, en polaco, intenta hacer entrar en razón a su amiga, diciéndole que no lo haga en represalia a lo que Massimo intentó hacerle hace 2 días, sin saber que Nacho le estaba entendiendo; se va. Éste le cuestiona a Laura sobre lo que escuchó, pero ella no quiere decírselo aún, aunque le hace una extraña petición: quiere verlo borracho (el gran plan de Laura es que se emborrache tanto para ver su reacción cuando ella intente enojarlo; o sea, probar si tiene reacciones como las de Massimo cuando está alcoholizado). Nacho acepta sin saber su verdadero propósito. La lleva a la Villa Torricelli para que recoja sus cosas y se la lleva a su casa privada (Cap.10) La lleva a Tagomago, una isla privada, donde también tiene una casa. Ahí los espera Iván, el hombre de confianza de Nacho, que le dice que éste le pidió que estuviera para proteger a Laura, para darle seguridad, ya que él no acostumbra a beber demasiado. Le da una alarma que puede apretar si lo necesita. Laura le graba a Nacho un vídeo para que éste lo vea al día siguiente, aclarándole su intención. Nacho pasa la prueba. Y al día siguiente, Laura le confiesa lo que pasó con Massimo en Sicilia. Después, Nacho la lleva a un lugar de la casa en el que le muestra su gran habilidad como francotirador. Laura llama a Olga, y ésta le cuenta que Massimo está en Ibiza, ya que cuando Domenico no pudo comunicarla la noche anterior, él se subió a su avión y llegó a la isla. También le advierte que nota que están planeando algo, que la villa está llena de hombres y que Massimo rompió toda la vajilla en un ataque de rabia. Entonces, harta de todo, Laura le pide a Olga que le pase el teléfono a Massimo. Hablan, Laura le dice que quiere el divorcio, y él le contesta que nunca se lo dará, que la encontrará y se la llevará a Sicilia, en donde no se volverá a separar de él. Logra calmarlo, y le resume que ya no quiere discutir, que quiere separarse de él, que lo amó y fue muy feliz con él pero que su relación ya no funciona, que ahora le tiene miedo. Quedan para hablar en persona en un lugar público. Se corta la llamada porque llega Nacho, que lo escuchó todo. Ella le pide que le haga el amor y él acepta (ella piensa que está haciendo lo que quiere hacer y no lo que es correcto, que esperó casi 6 meses para ese momento. Aquí también Nacho le vuelve a decir que ya la había visto desnuda la primera noche que la secuestró, ya que no tenía ropa interior debajo de su vestido de noche). En esta primera vez entre ellos, Laura se da cuenta que él verdaderamente le hace el amor y lo diferente que es de su marido (y nosotros como lectores notamos las diferencias que la autora quiere acentuar entre el español y el italiano, proponiéndose que empaticemos más con la forma de ser sosegada, cariñosa y casi perfecta de Nacho; como queriendo alegar que la elección de Laura es justificada, ya que su marido es un monstruo drogadicto, alcohólico, violento y abusador). Cuando hablan de la reunión que tendrá con Massimo, Nacho le advierte que no sea ingenua, que su marido pretende llevarla a Sicilia, encerrarla y forzarla, pero que él puede ayudarla y evitarlo (Cap.11). Lo vuelven a hacer, y es la segunda vez que no toman precauciones. Ella le pregunta si no tiene miedo de engendrar un bebé, a lo que él contesta que sabe que toma anticonceptivos (algo que ni Massimo sabía), y que tampoco es un tema que le preocupe a su edad. Ella le dice que no quiere una relación ni enamorarse en este momento, él reacciona dándole fuerte y duro como a ella le gusta para convencerla (y no como es su naturaleza, hasta en eso es mala la influencia de la polaca). Ella acepta ser su chica y tener una relación. Lo hacen por cuarta vez sobre la encimera. Mientras comen, planean lo que sucederá en la reunión con Massimo al día siguiente. Él le dice “pequeña” y Laura explota prohibiéndole que le vuelva a decir así (y eso que ya se lo había dicho muchas veces antes, pero recién ahora a ella le afecta). Planean todo (Cap.12). Se reencuentra con Massimo en el restaurante, cuando él llega lo primero que le dice es “Pequeña, ¿divorcio?” (y como Nacho está escuchando todo a lo lejos, así entiende por qué Laura no quiere que la llame así). Hablan, ella le dice que ya no quiere estar con él y trata de explicarle sus razones; él se niega y le asegura que todo tiene arreglo, no la toma en serio, etc.

―Ya no puedo estar contigo. No puedo y no quiero. Me mentiste, y sobre todo, querías... Lo que pasó hace unos días en Messina fue el clavo en el ataúd de nuestra relación. ―¿Te sorprendes de mí? Me nombraste en honor a la basura que me privó de mi descendiente. ―Sí, ¿y esa fue una gran razón para drogarte de nuevo? Massimo, me dejaste durante casi seis meses, dejaste que me deprimiera porque no podías soportar lo que nos pasó. ¿Y no se te ocurrió la idea, maldito egoísta, de que te necesitaba? ¿Que podíamos pasar por esto juntos? No quiero arrastrarlo más. Esa protección, ese miedo, esos controles y transmisores... No quiero tener miedo cuando te pongas un vaso en la boca o desaparezcas en la biblioteca. No quiero despertarme por la noche y ver si estás al lado. Déjame ir. No quiero nada de ti. ―No. Hay varias razones por las que te quedarás conmigo. Primero, porque no puedo imaginar que otro hombre tenga algo que me pertenezca. Y en segundo lugar, porque me encanta estar en ti. Además, creo que todo se puede arreglar de alguna manera, eso también. Ahora toma tu bebida y ven. Vamos a volver a Sicilia. ―Volver. Yo me quedo. Si no firmas los papeles del divorcio... ―¿Qué me harás, Laura? Soy el jefe de la familia Torricelli, ¿y quieres amenazarme?...

Las cosas se ponen álgidas y la taza de Massimo revienta sobre la mesa, producto de un disparo que Nacho hace desde la distancia en la que está ubicado como francotirador. Luego llama y Laura lo pone en altavoz para que Massimo escuche. Cuando el italiano se queja de que le haya disparado, Nacho le expresa que no le disparó a él sino a las cosas, que si hubiera querido ahora él ya estaría muerto. Además, le explica que Laura se levantará y se irá, y que él la dejará ir. Massimo se burla de que su propia esposa haya contratado un asesino profesional y le recuerda que si se va ya no habrá vuelta atrás. Luego, le pregunta su nombre al asesino, y cuando él le dice que es Marcelo Nacho Matos, la reacción de Massimo es de furia porque esa es la confirmación que necesitaba sobre el engaño de Laura. Aun así, cuando ella pasa por su lado, no quiere dejarla ir y hasta la besa, a pesar de las advertencias de Nacho (a ella todavía la afecta el olor de su marido). Laura se va, incluso con tristeza ve a Domenico a lo lejos (será hasta mucho después que se enterará que la conversación entre Nacho y Massimo siguió un poco más en ese restaurante y lo que se dijeron). Llama a Marcelo y le dice que lo necesita. Éste la lleva a una peluquería para dejarla ahí mientras soluciona unas cosas (Laura aprovecha para quitarse las extensiones y para que le “alegren” el color del cabello). Luego maneja su propia aeronave y la lleva a Tenerife (ya saben, todo un Grey), ella tiene mucho miedo y no encuentra mejor manera de calmarse que proponer darle cariño para conocer su sabor durante el vuelo; no lo hace ahí (OJOS EN BLANCO, Cap.13). Van al apartamento de él a prepararse para la fiesta de bienvenida que le preparó su cuñada Amelia. Antes de entrar al apartamento, que es el mismo en donde estuvo secuestrada y en donde murió Rocco intentando asesinarla, su cabeza es un torbellino de confusión, porque por un lado, le da pena que la historia con Massimo terminara así, y por el otro, cree que Nacho es un sueño hecho realidad. Mientras se cambian, él le hace unos pasos de baile imitando a Justin Timberlake. Van a la fiesta que se realiza en la mansión de los Matos (donde ocurrió la tragedia en diciembre). Amelia está feliz con la relación de ambos. En la fiesta, Nacho presenta a Laura como la elegida de su corazón. En un momento, mientras tomaba champán, Laura extraña a Olga, y Nacho le dice que la invite, si Domenico la deja ir (y según narra Laura, esa acción le hizo boom y se enamoró de Nacho en ese momento. OJOS SUUUUPER EN BLANCO). Se aleja de la fiesta, llama a Olga y ésta le cuenta que cuando Massimo volvió a la villa los mató a todos, que está furioso y que ellos volvieron a Sicilia, por lo que no sabe dónde está Massimo ahora, que bien podría seguir en Ibiza. Laura le propone que vaya a verla a Tenerife y Olga le dice que se casa en 2 semanas, pero acepta. Cuando vuelve a la fiesta, Nacho está en el escenario con su violín (sí, como les dije, la autora llenó a este personaje de tantas virtudes y talentos para desbancar a Massimo de la mente de las lectoras, que casi casi casi lo hizo el epítome de la perfección, no hay cosa que el tipo no sepa hacer), pero antes de tocarlo, cuando está presentando la canción, hace un comentario burlón en alusión a Massimo: “Hace algún tiempo una escritora creó el libro “50 sombras de Grey”, y luego alguien decidió proyectarlo. Estúpida historia sobre un idiota apodíctico adicto al sexo y al control. Oh, pero probablemente todos conocemos a alguien así, así que es la historia de una vida. Conozco al menos a uno de ellos. Oh, pero qué pasa, los italianos deben existir también. Pero volviendo a la música. Hay un tipo, Robert Mendoza, que hizo un arreglo en el violín de la canción "Love me like you do". Conocerás mi lado sentimental”Luego, lo lleva a una habitación privada y le hace el servicio que le prometió cuando volaban (incluso durante su momento de intimidad, Nacho le pregunta si sabe con quién está y por qué lo provoca a la brutalidad; todo esto es clave, y lo menciono en mis conclusiones, porque Nacho es un tipo normal y apasionado, buen amante, pero ella lo quiere cambiar e incentivar para que la trate brusco, duro, brutal, como a ella le gusta, como era con Massimo; incluso él le pregunta si es eso lo que en verdad quiere, que él puede ser lo que ella quiera y que si desea sentir dolor, él se lo dará, pero que quede claro que eso lo hará solamente por amor, no porque le guste). Después, Nacho obliga a Laura para que le cuente lo que le hizo Massimo, y ésta, llorando, le confiesa lo de Lagos, que su marido la violó y que lo hizo por todos los orificios posibles. La lleva a un campo de tiro que tiene ahí en la casa, aun estando la fiesta en su apogeo, y le enseña a disparar. Luego se ofrece para matar a Massimo, y ella le dice que no, que no va a ser como él ni quiere estar con alguien que se lo recuerde (no pues, nada más está con un asesino profesional y jefe de la mafia, OJOS EN BLANCO, Cap. 14). Al día siguiente, Laura queda impactada al ver a Nacho con su ahijado Pablo en brazos, y haciendo gala de su gran madurez emocional, eso hace que lo quiera aún más. Y después, cuando es ella la que carga al bebé, él le dice que quiere hijos con ella. Incluso le pide matrimonio, a lo que ella responde que primero se tiene que divorciar. Después, le da cariño debajo de la mesa mientras él come. Enseguida, le llega un paquete misterioso a Laura, es una caja de sus zapatos preferidos dentro de la cual está su perrita Prada, muerta. Ella asume que es un envío de Massimo y piensa que es un sicópata, ya que la caja viene acompañada de una corta nota que dice “Hiciste lo mismo conmigo…”. Luego, Laura se va manejando enojada por algo que dice Nacho, quiere estar sola. Llama a Olga y le cuenta lo que pasó, y aprovechando que ésta está con Domenico, consigue el permiso para que vaya a visitarla (además Domenico le cuenta que no sabe dónde está Massimo, ya que dejó a su gente y desapareció). Laura va a buscar a Nacho a la casa de la playa para reconciliarse de su primera pelea (antes de llegar al lugar se emociona y altera porque en esa casa su secuestrador le dio el primer beso y también fue donde se enamoró de su torturador; así lo dice; o sea, el síndrome de Estocolmo en todo su esplendor por segunda vez consecutiva en su vida). Llega y no lo encuentra, así que decide esperarlo, pero… se queda dormida (otra de las cosas que mejor sabe hacer). Se reconcilian, él le dice te quiero, y ella responde lo sé (Cap. 15). Llega Olga y con el paso de las horas también queda encandilada por el carisma de Nacho. A la noche, se da esta conversación entre las amigas:

—Cuando estaba surfeando hoy, y vi su divino y colorido cuerpo que se estaba flexionando, pensé que era sobre el sexo. Más tarde, cuando me hizo reír con su historia sobre las aventuras en el Caribe, me convencí de que se trataba de un niño atrapado en el cuerpo de un hombre. Pero ahora estoy completamente impresionada, y estoy lista para pensar que es perfecto. Recuerda, Lari, debe haber algo malo en él. —OOOh. Por ejemplo, él es el jefe de una familia de la mafia. Y un asesino a sueldo. O que tiene tatuajes en las nalgas. —¡Maldito! Oh, ¿y por qué me lo dijiste? —No sé nada de su lado oscuro hasta ahora. Me trata como un huevo que tiene una cáscara muy fina, pero me da libertad. No tengo protección, o al menos no sé nada de eso, puedo andar en moto, hacer surf. Si quisiera saltar con un paracaídas, probablemente a él tampoco le importaría. No me prohíbe nada, no me obliga a hacer nada, y sólo explota con su hermana menor. —Pero Massimo solía ser así también. —No exactamente... Black era maravilloso, pero apodíctico y poderoso. Además, no digo que me equivoque con él. Era casi perfecto para la víspera de Año Nuevo. Pero se mire como se mire, él me obligó a hacer la mayoría de las cosas. Mira, la boda, el bebé, cada viaje... Lo que sea que hayamos hecho, no pude elegir. Ahora soy libre, y el tipo que está conmigo me hace sentir como si tuviera dieciséis años…”
Además, Olga le pregunta qué harán en su boda, ya que Laura será dama de honor y Massimo el padrino. La quiere convencer con que Massimo anda desaparecido, al parecer en algún burdel mexicano (lo que da un pinchazo de celos a Laura). Las amigas se emborrachan y Nacho las cuida. Con el paso de los días, Olga conoce a Amelia, y también queda fascinada por ella. Una noche, planean lo que sucederá en la boda de Olga la próxima semana, la logística que emplearán. Nacho les dice que hablará de eso con Domenico, además de explicarles que él no puede ir porque hay códigos entre los grupos mafiosos que se deben respetar. Luego de la conversación con el italiano, les resume el plan: Laura volará en el avión de Nacho hasta Sicilia, ahí se hospedará en la casa que él tiene en esa ciudad, estará resguardada por docenas de personas, el sábado en la boda no podrá comer ni beber nada que no le haya sido proporcionado por elementos de su seguridad, el festejo de la boda se realizará en un lugar neutral y no en la villa, y estará de regreso en Tenerife el domingo en la mañana. Después, se sube al escenario del restaurante para tocar el violín y cantar “All of me”, con lo que le declara su amor a Laura frente a su amiga. Olga regresa a Sicilia. Nacho le dice a Laura que tiene un encargo que ejecutar en Egipto y que ella lo acompañará en el viaje, que serán sólo dos días. Ella le pregunta cómo puede decir tan tranquilo que irá a matar a un hombre, a lo que Nacho responde que no intente entenderlo porque no tiene sentido, que para él es sólo un trabajo y que al que matará no es buena persona (OK, eso lo justifica todo, modo sarcástico on; y aquí la lumbrera de Laura piensa que aunque haya pasado casi 1 año entre personas como Massimo y Nacho todavía no puede cambiar su forma de pensar. OJOS EN BLANCO). Van a la casa de la playa para pasar unos días; él le habla de sus sentimientos (que nunca lo rechazó una mujer, que nunca estuvo en una relación, que quiere pasar el resto de su vida con ella, etc.) y montan a caballo (Cap.16). En el cap. 17, pasan tres días en Egipto, pero lo resaltante es que a Laura lo que la afectó fue el calor y no lo que su novio fue a hacer ahí. Cuando volvieron a Tenerife faltaban dos días para volar a Sicilia. Nacho está muy nervioso e intenta persuadirla de ir, pero es inevitable. El viernes, vuela a Sicilia, llega a la casa del español en esa ciudad y se da cuenta que es una fortaleza, muy bien protegida, además de tener lo que parecía un ejército de hombres. Habla con Nacho y es la primera vez que le dice “Calvo”, fuera de sus pensamientos. Iván es el que la cuidará en su nombre. Recorre la casa y encuentra una foto de ella rubia y embarazada, y piensa “Tenía que ser un fotograma de la película” (¿¿¿???). Un rato después llega Olga para que disfruten de su “despedida de soltera” entre las dos. A la mañana siguiente, sábado, van al hotel donde las arreglarán para la ceremonia. Una vez listas, van a la iglesia Madonna della Rocca (la misma en la que se casó Laura), ahí las recibe Mario, el consigliere, que saluda a Laura con toda normalidad. Olga entra del brazo de su padre, antecedidos por Laura como dama de honor. Cuando la ceremonia está por comenzar, llega Massimo y se pone al lado de Laura con toda la calma. La saluda y le dice que está hermosa, Laura no puede evitar que le afecte su olor, y cuando se tocan ella siente una corriente eléctrica. Tampoco puede evitar fijarse en lo hermoso que está, hasta que él le pregunta si le gusta lo que ve y se burla al asegurarle que Nacho nunca le atraerá tanto. La ceremonia termina y la gente parte para la recepción, quedándose sólo los novios y padrinos para firmar los papeles en la capilla. En un momento, mientras Laura le está reclamando a Domenico que su hermano apareciera, escucha la voz de Massimo diciéndole “Me gustaría presentarte a Eva”, por lo que al darse la vuelta se topa con la mujer hermosísima que acompaña a Massimo y con la que claramente tiene una relación, desatando los celos de Laura, aunque sabe que no tiene derecho a ellos. Cuando está firmando los documentos, habla con Olga, y reconoce que le molesta que Massimo esté con otra luego de 3 semanas ya que todavía sigue casado con ella (me quedó la duda si pasaron todas esas semanas que ella dice separados; y su reacción no puede ser más ridícula, como bien le dice Olga, porque ella se enoja porque su marido encontrara otra en pocas semanas, cuando ella lleva meses enamorada de otro; se parece totalmente al perro del hortelano, que no come ni deja comer). Al salir de la iglesia habla por teléfono con Nacho, que ya sabe que Massimo está ahí; le dice, tratando de disimular su disgusto, que no se preocupe, que Massimo asistió con una mujer; pero nada calma al canario. Cuando se acerca a Iván, éste le dice que tenga cuidado porque Torricelli sólo está fingiendo, pero Laura no hace mucho caso, sólo quiere beber alcohol para calmar lo que siente. Llegan al lugar de la recepción, Laura lo recorre y se siente observada, sabiendo por quién. Massimo se acerca a ella y le pide que despache a sus guardaespaldas (que están en desventaja ante sus más de 100 hombres) porque quiere que hablen. Ella acepta y se toma de su brazo para pasear por el jardín, se siente abrumada por él. Massimo la sorprende al decirle que la compañía sigue siendo de ella y que la puede trasladar a las Islas Canarias si así lo desea, que no hablen del divorcio ese día, sino hasta después de la fiesta. Ella le comenta que se va después de la medianoche, y él le contesta que es una lástima porque quería empezar con los trámites inmediatamente, pero que ya lo harán en otra ocasión. Se sientan en un cenador privado y ahí él le dice la frase que aparece en la portada de este tercer libro: “Me salvaste la vida, cariño, y luego me mataste”, además agrega que, gracias a que lo dejó, él revivió, conoció a Eva, dejó de alcoholizarse y de consumir drogas, hizo varias adquisiciones lucrativas, y que en realidad Laura lo protegió de sí misma. Entonces, ella aprovecha para reclamarle que mandara a su perrita Prada descuartizada, a lo que él muy asombrado le responde que, la mandó viva a la residencia de los Matos, con un hombre que la entregó personalmente, y que no puede creer lo que Nacho fue capaz de hacer, aunque le confiesa que debería haberlo esperado porque cuando se vieron en aquel restaurante en Ibiza y ella se fue, Nacho le dijo que él le demostraría a Laura lo indigno que es Massimo para ella, ya que sólo tiene sentimientos por él mismo. Al ver lo afectada que queda Laura con esa confesión, Massimo llama a uno de sus hombres, Sergio (el que llevó a la perrita a Tenerife), y le pregunta qué hizo con la entrega. El hombre dice que llevó a la perrita a la residencia de los Matos y que el propio Marcelo le dijo que Laura no estaba ahí y que él recibiría a la mascota. Laura queda devastada y confundida, porque no puede creer que Nacho haya sido capaz de hacer algo tan horrible y mentirle. En ese momento llegan los novios, por lo que Laura y Massimo se dirigen hacia ellos. Van a la mesa y Laura finge estar bien, pero arrasa con dos copas de champán que le ofrece un camarero, pese a la advertencia que tenía de tomar sólo lo que le ofreciera Iván. Incluso éste intenta detenerla y Laura lo ignora. Pide más bebida y Massimo le hace ver que está tomando demasiado, ella se burla espetándole que mejor vaya a entretener a Eva y él la lleva a la pista de baile para evitar que tome más, pero ella ya se siente borracha (por tomar una botella de champán en 20 minutos, según dice) y con mucha ira. Bailan tango con mucha sensualidad y afinidad, todos les aplauden. Al terminar, Iván le pasa una llamada de Nacho, que en principio ella no quiere atender, pero después sí lo hace, despotricando y con ganas de vomitar por tanto alcohol:

“—¿A toda costa? ¿Cómo diablos podrías ser un idiota sin sentido? Me tenías de todos modos, ya estaba enamorada de ti, pero preferiste disgustarme aún más con el hombre del que escapé. ¿Te sentiste mal? Mataste a mi perro, jódete, y lo hiciste solo para hundir a Massimo. ¿Cómo pudiste? ¡Me perdiste!— Grité en el teléfono y lo golpeé contra el pavimento de piedra. —Ya no lo necesitasle espeté al guardaespaldas, y él jadeó por una palabra que decir”.

Luego de la conversación, Laura se pone a vomitar, y de la nada aparecen Massimo y su gente para cuidarla. Y es precisamente Massimo el que, abrazado a Laura, exhorta a Iván y a los demás hombres del canario para que abandonen la propiedad porque sus servicios ya no serán necesarios; al verse en desventaja numérica, a éstos nos les queda más remedio que irse. Massimo le dice que la llevará a casa, y ésta le gruñe que mejor se lleve a Eva. Riendo, Massimo le aclara que su esposa es más importante y que no recuerda tener a nadie más importante que ella. Y eso es lo último de lo que es consciente Laura, hasta que en el cap. 18 se despierta con el sonido del teléfono y desnuda en la cama con su marido. La llamada es de Olga, que está muy preocupada por ella ya que desapareció de la boda en compañía de Massimo, le dice que entiende que haya tomado la decisión de quedarse con su marido y que eso la alegra. Massimo le quita el teléfono antes de que pueda contestar algo, y haciéndose del gracioso le responde que los interrumpió y que cuide de Domenico. Corta, y se acerca a Laura para decirle que la echó mucho de menos, y que le encanta tener sexo con ella cuando está borracha porque se desinhibe más. También le menciona que van a borrar de sus cabezas las últimas semanas y que retomarán su relación. Laura va al baño, se siente asqueada de sí misma; lo último que recuerda es hablar con Nacho y después nada más. Cuando sale, ve a Massimo desnudo y piensa que es el imbécil más hermoso del mundo (algo que ella misma ha recalcado en varias ocasiones es que Massimo es mucho más guapo e irresistible que Nacho; y que el español, a pesar de ser guapo para ella, está en desventaja en ese sentido con el italiano; según con todo esto tenemos que entender que ella no es tan superficial como parece). Cuando va a su clóset por ropa, le sorprende ver sus botas preferidas sin la caja; la misma caja en la que fue enviada la perrita. Todo hace clic en su cabeza, y se da cuenta que Massimo le mintió. Y esto le es confirmado cuando el propio Massimo aparece en el vestidor y le descubre su mentira. Laura intenta escapar y él la retiene, mientras se burla de su ingenuidad y de que creyera que se divorciaría de ella para estar con Eva, además de recordarle que ya le había dicho en Ibiza que ella no lo iba a abandonar, que la traería de regreso a Sicilia y que ya no saldría de ahí. Le dice que tiene una reunión pero que luego volverá para establecer las nuevas reglas del juego, que bajará a explicarles a los nuevos esposos que se han reconciliado y vuelven a estar juntos, para que no intenten subir a revisar. La ata desnuda a la cama y la deja encerrada en la habitación. Laura se siente impotente y estúpida por haber caído en la trampa del italiano, piensa en sus opciones y se da cuenta que está perdida porque después de la llamada con Nacho, éste pensará que ha vuelto con su marido; lo mismo que Olga después de hablar con ella esa mañana y por lo que sea que vaya a decirles Massimo (además de por haberse puesto celosa frente a su amiga en la iglesia, por pasear y bailar con él en la boda, e irse de la fiesta en su compañía). Cuando Massimo vuelve, le comunica que su hermano y Olga quedaron felices y aliviados con la buena nueva, y que un doctor vendrá a verla para ponerle una intravenosa, ya que anoche le dio drogas y necesita que su cuerpo quede limpio para poder concebir un bebé con él. Y a partir de aquí empieza la tortura para Laura, y la confirmación de la mutación de  Massimo en un monstruo (ahora es cuando veremos lo más negro de su personalidad; su consagración definitiva como el antagonista de la historia). Los días pasan y todos son iguales; la sustancia que le aplican la mantiene adormilada y sin fuerzas todo el día, se la pasa mirando a la pared, apagándose y rezando para morir. En palabras de la propia Laura, “mi marido me alimentaba, me lavaba y me follaba como una marioneta. Lo aterrador era que no le importaba en absoluto que yo no estuviera activamente involucrada en lo que hacía. Lloré a menudo en el transcurso, y después de una semana más o menos, creo que sí, porque no tenía idea de cuántos días habían pasado desde que llegué…”. Hasta que un día, se despierta y se siente inusualmente despejada, logra tener una conversación con Massimo en la que éste le cuenta que Domenico y Olga partieron para su luna de miel por dos semanas. Laura se sorprende y le pregunta si ellos estuvieron en la mansión todo ese tiempo; Massimo le responde que sí, pero que los recién casados pensaban que ellos estaban viviendo en la casa de Messina (y así se da cuenta que la mantenía adormilada para que no hiciera un escándalo que alertara a su amiga o a Domenico). Aprovecha para preguntarle por sus planes y con qué la amenazará esta vez, a lo que Massimo responde que antes la amenazó con la vida de sus padres y que aun así ella se enamoró de él en menos de 3 semanas, por lo que ahora espera que vuelva a amarlo ya que no ha cambiado. Laura lo provoca diciéndole que ama a Nacho, que sólo piensa en él cuando está con Massimo, que puede tener su cuerpo pero que su corazón está en Tenerife, y que prefiere suicidarse antes que tener un hijo con él. Cuando la furia de Massimo se transforma en desesperación y tristeza, ella cree que él por fin entendió lo que está sucediendo, que ya la perdió; así que le dice que ella en verdad lo amó pero que eso ya está en el pasado, que ya no la puede retener ahí a la fuerza porque las cosas ya no serán como antes, además de recalcarle que puede tener a la mujer que quiera, como Eva. Ahí él le confiesa que ella sólo era una actriz que contrataron y que fue él mismo el que mató a la perrita (muy sobrado le dice que él mata a las personas mirándolas a los ojos, y que imagine lo fácil que fue matar a un animalito). Ella piensa que él es un monstruo y un tirano, no puede creer no haberse dado cuenta antes cuando él fingía ser amoroso y apegado, siente que se cegó a la verdad (y aquí nosotros como lectores queremos responderle que no se preocupe, que no estuvo ciega, que las cosas fueron así antes, y que todo este cambio en su marido es fruto de una sarta de incoherencias que planteó la autora en este 3er. libro, muchas inconsistencias con los 2 libros anteriores). Massimo le explica que durante las dos próximas semanas (o sea, mientras dure la luna de miel de los nuevos esposos) tendrá libertad para circular por la casa, pero siempre acompañada de algún guardaespaldas. Laura piensa en escapar pero lo ve difícil, así que cree que un cambio de actitud y fingir ante Massimo será una buena estrategia. Esa noche, él la invita a cenar al jardín porque quiere hablar de algo importante; ella, sorprendida, ve la posibilidad de poner en marcha su plan así que se arregla para la ocasión (su plan es escapar, buscar a Nacho, explicarle y si él ya no quiere nada con ella, entonces huir con sus padres y empezar una nueva vida). Se pone el mismo vestido negro que usó en su primera cena con Massimo en el jardín (libro 1) y se arregla exactamente como le gusta a su marido. Cuando éste la ve se despiertan los recuerdos.

Y ahora, llegamos a la parte más importante del libro, “la confesión de Massimo”, con la que imaginamos que todo lo que sucedió desde el primer libro o desde inicio de la historia de amor de Massimo y Laura, nos quedaría claro; PERO, les confieso que esta parte es un poco confusa e increíble, aunque la leas varias veces es difícil de creer lo que te encuentras aquí. No sé si es por falta de pericia de la autora, o por problemas de traducción, yo creo que es mitad-mitad de ambas cosas, porque lo que leerán a continuación son un montón de incoherencias que aniquila completamente lo que hayan leído sobre Massimo (sobre todo en sus POV) y también sobre su relación con Laura en los dos primeros libros.

Ya sentados a la mesa, Massimo le dice que tiene una propuesta para ella: que le dé una noche con la Laura de antes y la dejará libre, porque quiere sentir que es realmente suya una vez más.

“—Una vez más, me gustaría sentir que eres mía. Entonces, si quieres, puedes irte. No puedo encarcelarte. No tengo ganas. ¿Y sabes por qué? Porque la verdad es, Laura, que no eres y nunca has sido mi salvación*. No apareciste en mis visiones cuando me dispararon y casi moría. Acababa de verte ese día. Croacia hace más de cinco años, ¿eso te dice algo?—Se acercó un poco más a mí y me quedé tiesa. De hecho, estuvimos con Martin y Oli en Croacia unos años antes. Mi corazón comenzó a latir como loco. —Mentiste todo el tiempo, es tan parecido a ti—dije la idea equivocada, pensando que estaba fanfarroneando, y su gente obtuvo la información. —No todo. Lo descubrí por accidente. Cuando perdimos el bebé.—Su voz se quebró un poco, y Massimo trago saliva. —No podía funcionar normalmente. Mario tenía diferentes maneras de devolverme a la vida. Me necesitaban. Especialmente después de que Fernando fue disparado y todas las familias empezaron a mirarme las manos. Entonces, a Mario se le ocurrió la hipnosis. Sé lo estúpido que suena esto, pero no me importó. Incluso podría haberme matado. La terapia fue rápida, y en una sesión la vi. Vi a tu verdadero yo. —¿Cómo sabes que no es tu próxima proyección?Pregunté con tono ofendido, como si quisiera ser su salvadora. Un segundo después, volví mis ojos a la idea de cómo sonaba. Pero lo que dijo fue tan absurdo, que sentí tanta curiosidad. —¿Lo sientes? Poco, mi corazón también se rompió cuando me di cuenta de que no fue el destino, sino pura coincidencia lo que te puso en mi cabeza. Lo siento. Estabas en una fiesta en uno de los hoteles, bailando con una chica, Martin también estaba allí. Dejamos la reunión y nos quedamos en la terraza de arriba. Ustedes se estaban divirtiendo. Era el fin de semana, y tú llevabas un vestido blanco.Recuerdo ese día, fue justo antes de mi cumpleaños, pero ¿cómo diablos podría saberlo, y qué es más raro de recordar después de todos estos años? El shock no desapareció de mi cara. —Hay tal cosa como la regresión en la hipnosis que puedes volver a cualquier parte de tu vida. Tuvimos que volver a mi muerte. En el momento en que te vi, ya estaba muerto. —¿Por qué me dices esto? —Para explicar por qué no me preocupo por ti. Eras sólo una fantasía, la última imagen, un recuerdo, y ni siquiera uno en particular. Te liberaré porque no te necesito. Pero antes de eso, quiero tenerte como mi esposa por última vez. Pero no por compulsión, sino sólo porque tú lo quieres. Entonces serás libre. La elección es tuya. —¿Qué garantía puedes darme de que esta no es tu próxima salida? —Firmaré los papeles del divorcio antes y quitaré todos los servicios de la herencia.— Movió el sobre que estaba a su lado hacia mí. —Los papeles— dijo y sacó el teléfono de su bolsillo. —Mario, lleva a toda la gente a Messina […] —Está bien. Supongamos que estoy de acuerdo. ¿Qué esperas? —Quiero recuperar a la mujer que me amó por una noche. Quiero sentir que me besas con amor y me follas porque lo necesitas, no porque te obligue. ¿Puedes recordar cómo era cuando te hacía feliz?...(*Toda esta confesión de Massimo es la explicación de por qué incluyeron esa escena de la “muerte” de Massimo al inicio de la primera película, ya se estaban adelantando a esta parte del libro 3; me explayaré sobre esto en los comentarios finales; aunque me anticipo a mencionar que ese hecho no excluye la decepción que provocó en muchos lectores que con esta confesión, Massimo destruyera las bases de su historia de amor con Laura)

Laura acepta, pero le pone la condición de que no la atará, que no habrán drogas, alcohol ni cadenas; Massimo lo aprueba pero le dice que lo harán en los lugares que él elija. Van a la biblioteca, empiezan a tener sexo, Massimo está feliz porque piensa que todo es como antes, ya que Laura parece afectada por sus atenciones (según ella sólo finge avidez), hasta que casi en la cumbre, ella cierra los ojos y se imagina a Nacho, motivo por el que no logra aguantar más y le dice a su marido que “no puede”, poniéndose a llorar. Massimo queda congelado pero le dice que se vaya a dormir, que su contrato queda cancelado. Ella va a la habitación, se cambia de ropa y se tira en la cama para llorar desconsolada, hasta que la mano de un hombre le tapa la boca y cuando éste le dice “Nena”, la esperanza florece. Nacho le dice que deben huir y no perder tiempo, porque los hombres de Massimo están esperando a 1km de la propiedad y su marido le mintió de nuevo. Con eso, Laura se da cuenta que Nacho escuchó la conversación que tuvieron ella y Massimo en el jardín, y se avergüenza. El español le da un arma a Laura y le dice que debe bajarse y salir por la puerta principal, y disparar si se encuentra con alguien que le impida la salida. Ella baja sola y cuando ya está a un paso de la libertad, la puerta de la biblioteca se abre y Massimo la ve. Laura le apunta, y el italiano se burla diciéndole que no será capaz de apretar el gatillo; ella dispara a un jarrón para demostrarle que sí, y logra que él detenga su acercamiento. Le dice que no se mueva, que tiene tantas razones para matarlo que no quiere sumar una más, además remata expresándole que es un enfermo, un vil degenerado, que lo odia y que lo deja, por lo que si quiere vivir se encierre de nuevo en la biblioteca. Obviamente, Massimo no la toma enserio, hasta que llega Nacho apuntándole, despertando la rabia del italiano. Matos le dice a Laura que corra a la entrada sin detenerse, que ahí la espera Iván. Ella no quiere dejarlos solos, hasta que Massimo empieza a provocar a Nacho relatando todo lo que le hizo a Laura: “La semana pasada fue perfecta. Ha pasado mucho tiempo desde que la follé tanto, me encanta su culo. La tomé como un animal, inconsciente e indefensa, y ella siguió lloriqueando y pidiendo más. Matos, por favor, ambos sabemos que no saldrás de aquí con vida”. Laura no puede soportarlo más y en un arranque de coraje le pega a Massimo en la cara con la culata de su arma, y cuando éste cae en la biblioteca, aturdido y ensangrentado, Laura cierra la puerta e insta a Nacho a huir. Están corriendo cuando escuchan la puerta de la biblioteca abrirse de nuevo y oyen el primer disparo. Siguen corriendo hasta que cerca de la puerta de salida se topan con Mario, que también los está apuntando. Laura le ruega, mientras escuchan los pasos de Massimo aproximándose; le dice que ya no quiere estar ahí, ni que toda esa situación continúe, que su marido es un monstruo y le tiene miedo. Entonces, Mario baja el arma y los deja pasar, no sin antes expresarle, “Si su padre estuviera vivo, esto nunca habría pasado”; luego va a esconderse a la oscuridad de un pasillo, posiblemente temiendo la reacción de Massimo si llegase a saber que él les permitió la salida. La pareja llega hasta el auto donde los espera Iván y salen huyendo velozmente.           

En el capítulo 19, Laura despierta al día siguiente en su querida casa de la playa en Tenerife. Cuando ella se disculpa, Nacho le propone que nunca hablen sobre lo que pasó, que sólo puede sospechar lo que padeció, y que si aún sigue en la idea de que él no mate a Massimo, será mejor que no sepa todo lo que sucedió en Sicilia. Ella se lamenta por haber creído en las mentiras de Massimo, y Nacho muy sonriente le recuerda que cuando le gritó por teléfono aquella fatídica noche, le dijo que estaba enamorada de él (ella nunca se lo había admitido antes, y ahora ridículamente se asusta porque cayó esa barrera y piensa que no quiere estar enamorada de él porque tiene miedo de estarlo y de que él lo sepa. OJOS EN BLANCO, a estas alturas del campeonato seguir con esas tonterías; perdón por mi poca tolerancia). Laura lo quiere seguir negando, pero finalmente claudica y admite sus sentimientos. Cuando Nacho le comenta que debe verla un médico porque su cuerpo está agotado, Laura llora recordando las intenciones de Massimo durante su cautiverio. Le confiesa a Nacho que puede estar embarazada como consecuencia de lo que vivió con su marido; el español queda afectado. Laura navega en internet buscando una solución para interrumpir el embarazo y la encuentra (hasta piensa, en su infinita modestia, que Dios la quiere mucho porque la hizo muy inteligente). Habla con Nacho, y él le confiesa todo lo que vivió desde que ella terminó con él por teléfono la noche de la boda de Olga, y cómo fue planeando su rescate. Se termina el descanso en la playa, vuelven a la casa de la ciudad. Nacho le regala un perrito bull terrier blanco y le dice que en exactamente 30 días será el cumpleaños N° 30 de ella, por lo que la hará sentir especial para homenajearla dándole regalos cada día. Laura no puede creer que ya casi hayan pasado 365 días de aquel en el que la secuestraron en su cumpleaños; comienza a recordar los momentos vividos. Decide llamar a Olga, pero luego desiste porque no quiere arruinarle sus últimos días de luna de miel (y aquí a mí me pareció que de nuevo la autora calculó mal el tiempo; porque si Laura estuvo dopada en la finca Torricelli poco más de 1 semana hasta que su amiga se fue de luna de miel por 2 semanas, y aquella cena en el jardín y todo lo que pasó luego fue precisamente cuando inició la luna de miel de Olga, entones, si a eso le sumamos que Laura sólo estuvo unos días en la casa de la playa con Nacho hasta volver a la ciudad, no me cuadra que ya hayan pasado casi 2 semanas de su huida, pero bueno, tampoco es tan importante). Pasan los días y cuando finalmente se decide a ir al ginecólogo sin decirle a Nacho, recibe una llamada de Olga que no entiende nada de lo que está pasando, ya que apenas llegaron a Sicilia, Massimo se llevó a Domenico, y no encontró a su amiga en la finca. Laura le cuenta todo lo que pasó, el engaño que les hizo Massimo y que nunca se reconciliaron (aunque se guarda lo de las violaciones diarias a las que era sometida). Le pregunta por Mario y le cuenta su intervención para su escape; Olga le contesta que está vivo así que probablemente Massimo no se enteró de nada. Laura le cuenta su temor de haberse quedado embarazada de Massimo, y Olga le confiesa que ella sí lo está, que lo descubrió en su luna de miel. Laura se reafirma en su deseo de abortar, porque no quiere tener ningún lazo con su marido. Antes de irse manejando a la consulta, Nacho la sorprende para despedirse porque ya sabe a dónde va.

Y llegamos al cap. 20, el último del libro, antes del epílogo; y aunque no lo crean sólo quedan unas 17 páginas de lectura. Laura va a la clínica privada para su consulta, en la que le confirman que está embarazada. Luego de recuperarse de la impactante noticia, le dice al doctor que quiere deshacerse de él lo más pronto posible. Éste se muestra reacio e intenta convencerla de que no lo haga, ya que el aborto no es legal en España; pero ella logra calmar su conciencia al decirle que el embarazo es fruto de una violación y que no hay manera de denunciar al violador. El doctor finalmente acepta y la cita para el día siguiente, le explica que se quedará con ellos dos días, tomará el medicamento y le realizarán el procedimiento. Cuando va a un lugar para pensar, aparece Nacho de sorpresa para apoyarla, llorando le confiesa su estado y la intervención que se hará, le dice que prefiere pasar por eso sola. Al día siguiente, cuando despierta, Nacho ya no está. Se prepara para ir a la clínica, pero antes llama a Olga y le cuenta lo que hará; ésta a su vez, le resume cómo están las cosas en Sicilia. Le confirma que Mario está vivo porque Massimo no sabe lo que hizo; también que Massimo tiene la nariz rota producto del golpe que le dio Laura con el arma; y que ya no cree que la siga buscando porque Domenico al parecer lo convenció de que esa desesperación no es propia de un jefe de la familia. Laura llega a la clínica y el doctor le dice que antes le hará un ultrasonido para conocer el tiempo de gestación, todo eso ante la indiferencia de la embarazada; hasta que escucha que el feto tiene 7 semanas (y no 3 como ella creía), por lo que explota de alegría al darse cuenta que el bebé no es de Massimo, sino de Nacho. Le dice al doctor que no se hará nada, le pregunta si el bebé está bien, le pide una foto del ultrasonido y se va. Llama a Olga y le cuenta la feliz noticia de que serán madres al mismo tiempo. Luego va a buscar a Nacho a la casa de la playa, ahí lo encuentra borracho y muy afectado, por lo que le grita que el bebé es suyo.          

Y así, aterrizamos en el epílogo, mismo que sucede 5 años después. Están de vacaciones en una playa. Laura está casada con Nacho y tienen una bella niña de 4 años llamada Stella. Olga los acompaña, está embarazada nuevamente y gruñe a su hijo Luca de 4 años (él es mayor que Stella, nació primero; aunque en otra parte del epílogo dice que tienen 5 años aunque eso obviamente es un error; ellos dos se quieren mucho y Luca es muy protector con ella). Olga le cuenta a Laura, que Luca es muy mimado por su padre y su padrino Massimo, y que éste último lo ve como el hijo que no tiene, pero que si sigue saliendo con mujeres cualquieras pronto le saldrá uno, aunque casi no está en la finca (también es un hecho que Massimo ve a Luca como a su sucesor y que lo está preparando para eso, a pesar de la oposición de su madre; así se explica que ellos sigan viviendo en la finca familiar cuando Domenico es un hombre inmensamente rico y puede permitirse comprar otra casa; además le pusieron el nombre que Massimo quería para su propio hijo). Laura se queda pensando y no puede creer que ya hayan pasado 5 años desde que se divorció; nos cuenta que justo en el día de su cumpleaños, al parecer Massimo por fin aceptó que ella lo dejó y que se enamoró de otro, así que por sentido común o cumpliendo su palabra, le otorgó el divorcio justo cuando se cumplieron los 365 días que le había dado el italiano cuando la secuestró (aquí imagino que entra aquello que leímos en el capítulo 1 de este libro). Recuerden que Massimo le prometió que si ella no lo amaba para cuando se cumpliera ese tiempo, él la dejaría ir; y bueno, fue lo que hizo. Además, de dejarla bien protegida para que tuviera su independencia económica y nunca dependiera del español. Le dejó la compañía que ella creó y además invirtió dinero en ella; dijo que era una forma de asegurar su futuro y compensarla por todo lo que vivió. Ahora, Nacho tiene casi 40 años y junto con su preciosa hija son la adoración de Laura. Le hacen burla a Olga sobre la ausencia de Domenico, que por ser leal a su familia no asistió a esas vacaciones. En determinado momento, llega Amelia con su hijo Pablo, ella se queja de ser una madre soltera y de que su hermano no acepta a su pareja desde hace 2 años, Diego; que ya le pidió matrimonio y le dio un anillo; Laura promete hablar con Nacho para interceder a su favor, además de contarle a sus amigas que ese viernes abre una nueva boutique en Gran Canaria y que las quiere ver allí. Olga pregunta si estará Klara, su madre, y Laura contesta afirmativamente, mientras piensa lo feliz que es porque les compró una casa de retiro a sus padres y que ahora viven a sólo 1 hora de distancia en ferry de ella, precisamente en Gran Canaria (su padre se aficionó a la pesca y su madre a realizar esculturas de vidrio que vende bastante bien). Laura concluye que su vida está definitivamente completa y que tiene todo lo que ama, es muy feliz. FIN.      

 

Comentarios finales:

Trataré de no explayarme tanto, porque ya suficiente han leído, y también porque he hecho varios comentarios durante el resumen.

Al personaje de Laura se lo puede resumir diciendo que se la pasa durmiendo o desmayándose, que se las da de descarada, valiente e independiente, pero a la que le encanta que la traten con dureza física y verbalmente, que asegura estar locamente enamorada de Massimo, su primer secuestrador, que se casó con él después de 1 mes y medio juntos y se embaraza, luego pierde a su bebé con más de 4 meses de gestación y rápidamente se le acaba su gran amor por Massimo, al sucumbir y enamorarse de su segundo secuestrador, con el que compartió 3 de los 5 días que la mantuvo privada de su libertad, o “cuidándola” como él decía. También que es muy fértil y suertuda porque poderosos sementales se pelean por ella, y la embarazan casi al primer intento. Ninguno es feo ni pobre. La chica tiene un grave problema mental porque no sólo sufre del síndrome de Estocolmo una vez, sino dos, además de que cambia a un jefe de la mafia y asesino, por otro que hace lo mismo. Aunque claro, la autora se esmeró en mostrarnos a Nacho como un dechado de virtudes, porque el tipo es carismático, romántico, amable, poderoso, millonario, campeón mundial de surf, deportista, canta, baila, ejecuta el violín, sabe cocinar, es políglota, inteligente, no le gusta el sexo violento (Laura lo tenía que obligar a ser rudo con ella en la cama porque él quería hacer el amor, y ella tener sexo duro), le encantan los niños, no le tiene fobia al compromiso ni a la paternidad, es bueno, fiel, no se droga, conduce autos y motos maravillosamente, sabe pilotar helicópteros y aviones, y casi que estornuda y le sale purpurina, o tira un pedo y le salen bombones, o sea, no hay nada que el tipo no pueda hacer y encima lo hace muy bien. Con todo esto, la autora pretende hacernos olvidar que el hombre es un sicario profesional, el mejor de todos, y que heredó el negocio de su padre, convirtiéndolo en el nuevo jefe de la mafia en Tenerife, o sea, negocios turbios.

De por sí el personaje de Laura no me gustó (ni ningún otro de la trilogía), y con todas estas absurdeces aún menos. Me pareció una protagonista inmadura, superficial, enamoradiza, de las de “hoy te amo y mañana te dejo por un tipo que me llene mejor”, pero ojo, no por cualquiera, tiene que ser poderoso, millonario, asesino, jefe de la mafia, sin importar de dónde proviene el dinerito con el que se da la gran vida y con el que se compra sus ropitas de marca y sus cientos de zapatos. Según tiene de repente algunos dilemas morales por la ocupación de los hombres de su vida, pero se le pasa rapidito y sin profundizar en ellos.

Les puedo decir que me sorprendió mucho el enorme giro que la autora le dio a la historia en este tercer libro. Incluso podría añadir que me pareció increíble e incoherente. Es muy raro que suceda eso de cambiar a la pareja protagonista de los dos libros de una trilogía, y que en el último el protagonista masculino sea un tercero en discordia que aparece en las partes finales del segundo libro y que también secuestra a Laura. Pero bueno, eso no me parece lo más llamativo, sino que destruyas la imagen de tu protagonista inicial, convirtiéndolo en el malvado de la historia, y a tu protagonista femenina en una ridícula, veleta e inconstante que se va para donde sople mejor el viento (o con quien la caliente más). Además, no es que ella quiera cambiar de vida o salirse de ese mundillo, ya que cambia a un jefe de una familia de la mafia siciliana por un jefe de una familia de la mafia española de Tenerife que hereda el puesto y que se dedica a matar a sueldo (es un sicario profesional). Francamente, ninguno es mejor que el otro, a pesar de que la autora claramente pretendía ensalzar las virtudes de Nacho para que fuera agradando a las lectoras, ya que este tipo, obviando que es un asesino, es la perfección andando: es guapo (aunque no como Massimo, según Laura), híper millonario, romántico, y todo lo que ya describí más arriba. Es verdad que en el carácter y en la forma de tratarla, Nacho es mejor que Massimo, pero todo este cambio que hizo la autora y que exacerbara lo negativo de Massimo para ponerlo en desventaja con el español, y que la decisión de Laura fuera más fácil, no me pareció bien.  

Por el contrario, en este último libro, la autora nos pinta a un Massimo horrible, cruel y abusador, un tirano bipolar y malvado que sólo estuvo obsesionado con una mujer, y que en realidad todo lo que él mismo nos cuenta en su POV al inicio del libro 1, de que ella fue una visión mientras duró su coma, no fue cierto, y que sólo fue un capricho sin importancia, una mujer a la que vio en un viaje a Croacia cinco años antes pero a la que no dio mayor trascendencia, sino que a raíz de unas regresiones que Mario lo obliga a hacer con un profesional (al verlo tan mal por la pérdida de su hijo), él la vuelve a ver en sus recuerdos, pero en realidad ella no era su salvación ni la mujer de sus sueños. Aquí para mí hay una gigante incoherencia, porque en los POV que le tocó narrar a Massimo (al inicio del libro 1 y 2), él decía todo lo contrario, además de que se notaba que sí estaba enamorado de Laura (o entonces, ¿qué explicación le dan a que decidiera salvar la vida de ella y no la de su hijo en aquel momento tan crucial? Recuerden esa pequeña parte narrada por Massimo al final del 2do libro). Y otra cosa, a él lo afectó mucho la pérdida de su hijo, y si en realidad no tuvo sentimientos fuertes por Laura, entonces cómo se explica que cuando ella ya está haciendo su vida con Nacho, que se casa e incluso tiene una hija, ¿por qué Massimo nunca rehízo su vida ni intentó tener otro hijo en todos esos años?, sobre todo tomando en cuenta su fijación con tener un sucesor (sólo se conforma con heredarle todo a su sobrino Luca, el hijo de Domenico y Olga, y no pretende tener un hijo propio, cuando antes fue un deseo tan fuerte que lo intentó dos veces con Laura, las dos veces que la secuestró). También llama la atención que cuando finalmente acepta darle el divorcio (al cumplirse los 365 días), él haya sido tan generoso con ella cediéndole la empresa de modas que regentaba, además de una importante suma de dinero para que no tuviera que depender económicamente de Nacho si no quería, y por supuesto, el significativo detallito que él nunca se volvió a casar, ni tuvo relaciones serias ni hijos, sólo tenía aventuras sin importancia. Todo eso a mí no me cuadra, además que no me pareció un final justo para el protagonista de los dos primeros libros. Y sí, tal vez algunos dirán que sí fue acertado porque él se volvió malo en el último libro (o sacó su verdadera esencia, como quieran verlo), pero lo cierto es que, si la autora no le hubiese dado ese cambio tan radical a la imagen del personaje de Massimo, otra hubiera sido la historia (y digo yo, si tanto quería meter un triángulo amoroso en su trama, qué necesidad había de destruir un personaje para exaltar a otro, de hacer tan fácil la elección de la protagonista que decidió quedarse con “el más bueno” de los dos, en vez de presentar una lucha justa de los dos hombres por Laura).       

A mí sólo me da para pensar que, si la autora pretende escribir un cuarto libro debido al descontento con este tercero, se agarrará de lo último que les platiqué para, probablemente, argumentar que Massimo se trastornó con el abandono de Laura y por el detalle de que ésta lo cambiara por otro hombre, que así no era él, que le mintió en su confesión, que recapacitó y entendió que ella se enamorase de otro, que por eso fue tan generoso con ella en el divorcio, y que se esperó a que se cumplieran los 365 días para dárselo porque es el tiempo que le había pedido para que se enamorase de él, tal vez con alguna esperanza todavía de que ella vuelva arrepentida, y por eso nunca rehízo su vida precisamente porque Laura es su gran amor y si no era con ella, no sería con ninguna (recuerden que él se lo dijo así en el libro 2). Lo que sí estaría muy fumado es que en ese cuarto libro, Laura, después de más de 5 años de su separación de Massimo, se dé cuenta que al que ama en verdad es a él, y no a su actual marido, Nacho. Que va a resultar que no era tan bueno como ella creía, o que cambió, o que hizo algo que a ella no le gustó, etc. Alguna locura de ésas. No sé. Pero con todo el contenido que leímos en los tres libros, se puede esperar cualquier cosa rara.

Y aquí, repetiré el listado de hipótesis que les presenté en las dos reseñas anteriores, pero ya con los detalles que se referían a este tercer libro, porque aquí ya se pueden mencionar. Las hipótesis tienen que ver con la futura segunda película de esta trilogía, basada presumiblemente en el 2do libro, eso ya lo veremos.

- Una, es que supriman la mayoría de la trama del 2do libro y se salten hasta el 85% que es cuando secuestran a Laura; entonces, aquella escena final del túnel de la primera película, puede ser la del secuestro de este segundo libro (considerando que todo eso del túnel no existe como tal en el primer libro, que fue una escena creada para la peli, y éste puede que sea el motivo).

- Dos, que la escena de la película en la que ocurre lo del túnel, sólo sea el símil pero más exagerado de la parte del primer libro donde chocan el auto de Laura por detrás para quitarla de la carretera; entonces, siendo así, desarrollarían este 2do libro como va, o sea, tal cual, Laura le cuenta a Massimo de su embarazo, siguen los preparativos de la boda, se casan, conoce al gemelo, se van de Luna de miel, viven su romance, se separan por el malentendido, se reconcilian, y después secuestran a Laura.

- Tres, sucede la primera hipótesis, con lo que la segunda película será en realidad de sólo el 15% final del 2do libro y de una parte adaptada y “arreglada” del 3er libro (dado su polémico contenido), para así dejar una base para que la tercera película sea sobre el 4to libro que pretende escribir la autora.

- Cuatro, el actor protagonista Michele Morrone, que encarna a Massimo, ha asegurado su presencia para la segunda película, pero nunca mencionó que seguirá en el proyecto a posteriori, además de comentar que pretende ir a vivir a Hollywood para continuar con su carrera en la actuación, por lo que da para pensar que como en el 2do libro él todavía es el protagonista de la historia, tal vez se haga la película adaptando y respetando su contenido, y que como ya en el 3er libro la autora se inventa otro personaje que desbanca el protagonismo a Massimo, entonces él participe en las pocas escenas que le tocarían en esa tercera película (si es que se filma).

- Cinco, considerando que el éxito de la película, sobre todo después de su estreno en Netflix en el mes de junio, es gracias al guapo actor italiano Michele Morrone, modificarían la trama del 3er libro para no masacrar la imagen del personaje de Massimo, y la “arreglarían” para que él siga siendo el protagonista y así no perder a la gallina de los huevos de oro.     

- Seis, respetarán la trama del 3er libro, contratarán un actor que también llame la atención para el personaje de Nacho, para que así las fanáticas del guapo actor italiano que hace de Massimo no pierdan el interés en la película, sino que por el contrario, encuentren una nueva y atractiva motivación. Claro, el actor elegido ya aparecería en las partes finales de la segunda película (si es que se da la hipótesis dos).       

Pero bueno, hipótesis aparte, lo que sí es un hecho es que habrá segunda película, los dos actores protagonistas ya han confirmado su presencia, y sólo están esperando a que se reanuden las actividades que fueron suspendidas a causa del COVID-19.

 

Y a ustedes, ¿qué les ha parecido este tercer libro? Y ya entrados en confianza, ¿cuál es su opinión de la trilogía y la película? Y aún mejor, ¿Qué hipótesis tienen? ¡¡Ahí me cuentan!! JJJ

 

Observaciones (Obs):

- Resumen cronológico: Massimo secuestra a Laura en agosto, se enamoran, después de 1 mes y medio se casan, van de Luna de Miel, se separan casi 2 meses por el malentendido con Adriano que motiva que ella vaya a Hungría, el 25 de diciembre en la noche la secuestra Nacho, el 30 de diciembre se da la tragedia en casa de los Matos donde Laura pierde al bebé con más de 4 meses de gestación, despierta luego de 2 semanas, pasan muchas semanas para que Laura salga de su letargo (más o menos en marzo), y ya se da la debacle de su matrimonio con Massimo y se incrementan sus sentimientos por Nacho.

- Me llamó la atención que en esta novela, el apodo de Marcelo sea “Nacho”, ya que hasta donde yo sé en muchos países de habla hispana Nacho es el apodo de Ignacio. A no ser que él en realidad se llamara Marcelo Ignacio, pero eso nunca se dice; es más, el personaje le dijo que se llamaba Marcelo, pero que le gustaba más que le dijera Nacho.

- Lo de la “confesión de Massimo”, además de ser bastante polémica, ya que desmantela todas las bases de la relación de los protagonistas iniciales de la historia (Massimo y Laura), también sirve para explicar por qué hicieron aquella escena inicial de la primera película en la que, minutos antes de que su padre y él reciban el o los disparos, Massimo está viendo a una mujer con unos binoculares. Esa escena no tenía mucho sentido, debido a que no forma parte del libro 1 como tal, sino que fue inventada para la película (como ya lo expliqué en la reseña 1). Entonces, ahora, con el conocimiento que tenemos de esta confesión que Massimo realiza en el capítulo 18 del tercer libro, se puede entender que se adelantaran a los hechos y adaptaran esa parte de la historia para convertirla en la razón por la que Massimo se obsesiona con la imagen de Laura (o sea, no porque la viera mientras estuvo en coma como reza el libro 1; sino porque la vio por los binoculares minutos antes de recibir el disparo).

- Y a raíz de mencionar lo del disparo, se me ocurrió una idea descabellada: ¿será que para las siguientes películas se inventarán que el que realizó ese disparo en la distancia fue Marcelo Nacho Matos por algún encargo como francotirador en el pasado? Y así meterlo en la trama, con algún argumento más que el de ser el futuro secuestrador de Laura y el próximo amor de su vida. No sé. Locuras que se me ocurren.

- Esta es una historia que al parecer fue publicada originalmente en Wattpad, según leí en las redes sociales, y es algo que no puedo asegurarles, porque lo cierto es que yo no sabía de la existencia de estos libros hasta que vi la película en Netflix a principios de junio.

- Es una trilogía de libros en polaco, compuesta por: “365 dni” (“365 días”; Año 2018), “Ten Dzień” (“Este día”; Año 2018) y “Kolejne 365 Dni” (“Otros 365 días”; Año 2019).

- Me llamó la atención que la portada del primer libro tiene a Massimo (imagino que es él por las características físicas); el segundo libro tiene a Laura con su look de rubia (usaron como modelo a la autora de los libros); y el tercer libro tiene a un hombre joven que luce calvo, blanco, con ojos claros y tatuado (o sea, Nacho, y también un indicativo de cómo sería este libro).

- En sus redes sociales, la autora ha comentado que está pensando en escribir un 4to. Libro, debido al descontento casi general de sus lectoras por la trama que se desarrolla en el 3er libro y que ustedes ya pudieron ver en el resumen.

- También ha explicado que muy pronto habrán novedades sobre sus libros traducidos oficialmente (imagino que a varios idiomas), pero dice que todo eso lleva su tiempo y que no es tan fácil.

- Aquí se dio uno de los raros casos en los que la película es mejor que el libro; y si consideramos que la trama de la película tampoco es que sea muy buena, ya se pueden imaginar cómo de malos están los libros. 

- No tiene booktrailer.

 

Soundtracks del 3er. libro:

- “Break free” (Ariana Grande)

- “Love don´t cost a thing” (Jennifer López)

- “Lord of the boards” (Guano Apes)

- “My Inmortal” (Evanescence)

- “Run the show” (Kat DeLuna ft. Busta Rhymes)

- “I don’t need a man” (The Pussycat Dolls)

- Nicole Scherzinger.

- “Cry me a river” (Justin Timberlake)

- “Love me like you do” (Versión con arreglos de Robert Mendoza)

- “All of me” (John Legend)

- “This I love” (Guns N’Roses)

- Música tecno.

- Tango.

 


La trilogía está compuesta de:

1) “365 días


2) “Este día


3) Otros 365 días


 


NOTA: Por favor, si la publicación te sirvió, coméntamelo. Y si la usas como fuente de información, mencióname como un reconocimiento al trabajo realizado. Muchas gracias. By CAR


Leer más...

Entradas populares

Archivo del blog

 
Muero por los libros Copyright © 2013 | Tema Diseñado por: Por Gaby... | Con la tecnología de: Blogger