“Ice” – Linda Howard

28 oct. 2016


Autora: Linda Howard
Título original: “Ice”
Categoría: Suspense Romántico
Editorial: Ballantine Books
Publicación: Noviembre 2009
Protagonistas: Gabriel McQueen y Lolly Helton

Sinopsis:
Gabriel McQueen es un policía militar que llega al pueblo donde viven sus padres y su hijo Sam con unos días de permiso. Viene dispuesto a disfrutar de unos días de descanso en Navidad junto a su familia. Sin embargo, nada más llegar, su padre, el sheriff, le pide que suba a la montaña para buscar y bajar a una vecina que podría quedarse aislada si no conoce la noticia de que una tormenta de hielo caerá sobre la localidad. Gabriel, muy a su pesar, va en busca de Lorelei “Lolly” Helton, a quien no ve desde hace quince años y a la que consideraba una chica desdeñosa. Lolly, por su parte, tiene que subir a la casa de sus padres, que piensa vender, para recoger unas cosas y quedarse en casa de unos vecinos, pero el destino le tiene preparada otra cosa. Ella sube… pero no sola. Detrás de ella van unos delincuentes, Darwin y Niki, drogados y armados, quienes quieren robar en casa de Lolly al pensar que ella es rica. No saben que el hielo los va a dejar atrapados. Lolly no  piensa dejarse atrapar en su propia casa, y decide escapar. Justo en ese momento, acude Gabriel, y ambos se escapan, aunque pronto serán perseguidos por los dos delincuentes en una carrera llena de obstáculos.
En Venta: Amazon y Amazon España (inglés)


Características de los personajes:

Lorelei Helton (“Lolly”; “Piruleta”): 30 años, cabellos castaños rizados y oscuros, piel blanca, delgada. Siempre fue tímida; nunca tuvo verdaderos amigos en el pueblo Wilson Creek; y debido a esa inseguridad es que se portaba desdeñosa, punzante y cortante para defenderse de los que la atacaban o se burlaban de ella (entre ellos Gabriel). Su padre fue el alcalde de Wilson Creek cuando ella era adolescente; eran los ricos del pueblo. Sus padres ahora viven en Florida, y por los problemas económicos que tienen (debido a unas infortunadas inversiones), quieren vender la casa de vacaciones que tienen en el pueblo. Ella trabaja en la ciudad de Portland, para una compañía de seguros.

Gabriel McQueen (“Gab”): unos 32 años, muy alto, hombros anchos, cuerpo musculoso y atlético, cabellos oscuros, ojos de un color castaño verdi-azul (así dice el libro) y pestañas bien negras. Su pueblo natal es Wilson Creek (en Maine, USA). Era el chico popular del instituto, ya que era deportista, con muchos amigos y era el hijo del sheriff; además de ser extrovertido, seguro de sí mismo (o sea, todo lo contrario a Lolly). Jugaba al baseball en preparatoria. Ahora es un policía militar, con el cargo de sargento. Vive en Carolina del Norte por su trabajo, y debido a lo itinerante de éste, decidió con el dolor de su alma dejar a su hijo a cargo de sus padres en su pueblo natal; sabe que lo mejor para él es tener esa constancia y normalidad en su vida. Maneja un Ford F250 (4x4).

Otros personajes: 1) Sam (hijo de Gabriel;  7 años, vive en Wilson Creek con sus abuelos paternos; tiene los cabellos oscuros; perdió a su madre a los 4 años); 2) Harlan McQueen (padre de Gabriel; es el sheriff del pueblo desde hace unos 30 años; ya está por jubilarse; adora a su hijo, a su nieto y esposa); 3) Valerie McQueen (madre de Gabriel; bien arreglada, juvenil; ojos verdes; cariñosa, fuerte, decidida, competente, sonriente); 4) Marianne (fue la esposa de Gabriel; murió hace unos 3 años); 5) Darwin y Niki (son la pareja de delincuentes; adictos a las metanfetaminas); 6) Judith Fournier y Evelyn Thomas (dos de las mujeres que conforman el trío que controla la oficina exterior y el acceso al sheriff; conocen a Gabriel desde niño; son hermanas y se parecen bastante); 7) Patsy Hutt (la tercera integrante del trío; es la reina de la oficina exterior del sheriff; es suave, redonda, con los cabellos blancos); 8) Justin Temple (hombre del pueblo que coopera con el Equipo de Ayuda del Camino en Wilson Creek); entre otros.


Comentarios personales:

Como ya lo he dicho en otras ocasiones, Linda Howard es una de mis autoras favoritas, sobre todo en lo que respecta a sus novelas encuadradas dentro del género suspense romántico y/o policial. Ella tiene una gran cantidad de libros publicados (incluso bajo el sello Harlequin), y aunque aún no los he leído todos, lo cierto es que, en cuanto veo alguna de sus novelas o alguien me propone leerlas, lo hago sin dudarlo porque es una apuesta segura de entretenimiento.

Esta novela no la encontré con traducción oficial al español, ni tampoco tengo idea quién hizo el favor de realizar la fantraducción que me tocó leer, pero es de agradecer porque la historia vale mucho la pena.

Es un libro relativamente corto, apenas sobrepasa las 200 páginas y contiene 14 capítulos. Está ambientada en un pequeño pueblo de Maine, en Estados Unidos; y narrada en tercera persona, por lo que podemos conocer los pensamientos de los protagonistas (Lolly y Gabriel) y de algunos personajes secundarios, como los delincuentes Niki y Darwin.  

La historia inicia cuando Gabriel llega desde Carolina del Norte (donde trabaja para el ejército) a su pueblo natal, Wilson Creek, para disfrutar de unos días de descanso por las fiestas navideñas. Pretende aprovechar esos días de permiso para pasar el mayor tiempo posible con su adorado hijo Sam, además de compartir con sus padres, a los que quiere mucho. Llega hasta la oficina en la que trabaja su padre Harlan (el sheriff del pueblo), quien le comunica que se emitieron los avisos sobre una inminente y fuerte tormenta de hielo que azotará a la zona en la que viven. Tiene la preocupación sobre una antigua habitante del pueblo que subió hacia las montañas (sobre las que se ubica su casa de vacaciones), precisamente para almacenar unas cosas ya que venderán esa casa. No sabe si la señorita Harlan tiene conocimiento sobre la tormenta de hielo que se avecina, por eso le pide a su hijo Gabriel que por favor suba hasta esa zona del pueblo para poder avisarle. Él no puede negarle nada a su padre, y, a pesar de que lo que más se le antoja es ir a cobijarse en la casa familiar con su hijo y su madre, acepta el encargo y se apresura para poder cumplir con el cometido antes de que estalle la tormenta. Pero… se dará cuenta que la dichosa tormenta no es el único peligro que le espera.

Me gustaron los protagonistas. Por ejemplo, Gabriel, es un hombre tranquilo, coherente y sencillo, a pesar de su trabajo como policía militar. Se nota también que es maduro en sus emociones, ya que, después de afrontar su nuevo estado de viudez, intenta salir adelante por la fuerza y el amor que le da su hijo. Él es lo más importante que tiene, por eso, su vida y sus decisiones están todas tomadas en torno a lo que sea mejor para su pequeño retoño.

Por su parte, Lorelei (o Lolly), es una mujer normal, natural, calmada, que de a poco se va exponiendo al mundo, luego de muchos años de introversión e inseguridad. Ahora se ha forjado una nueva vida en Portland, en donde tiene amigos y un trabajo que le gusta. Sus padres le pidieron de favor que fuera hasta Wilson Creek para revisar y juntar lo poco que queda dentro de la casa que tienen en ese pueblo, porque necesitan venderlo. Ella va, como cada año. Siempre le ha gustado esa zona para descansar, por eso, a pesar de que tanto sus padres como ella se han mudado a otras ciudades del país desde hace algunos años, no ha querido perder ese lazo, entonces se dedicaba a visitar el lugar una o dos veces al año. Ahora debe despedirse de la casa, y de alguna manera del pueblo, ya que si la casa se vende, no tendrá más motivos para ir. Está melancólica, pero sabe que es lo que corresponde hacer. Guarda buenos recuerdos de lo que fue su hogar, aunque también reconoce que en el pueblo no tiene grandes amigos de su edad a los que extrañar. Sin embargo, sí recuerda a Gabriel, del que estuvo secreta e irremediablemente enamorada cuando era adolescente, y al que no ve desde que éste se graduara dos años antes que ella, hace 15 años.

Ésta vendría a ser, de alguna manera, de esas historias en las que los protagonistas se conocen desde jovencitos, fueron al mismo instituto, se caían mal y se atacaban en público. En este caso, él era el que la molestaba y se burlaba de ella, mientras que ella no se quedaba atrás y le contestaba ácidamente, simulando ser engreída y altanera; cosa que no era en absoluto, sólo ocultaba sus inseguridades de esa forma.

Pero bueno, escribí aquello de “alguna manera”, porque en realidad todo eso de los jovencitos adversarios no es lo más importante de la trama, sólo es un aspecto del pasado de ambos que define un poco de lo que será su reencuentro. Pero lo que es importante es todo lo que involucra a los delincuentes y sus acciones contra Lolly y Gabriel, como por ejemplo, las persecuciones, los ataques y todo el trauma que los envuelve. O sea, el pasado no es lo trascendente, sino la relación que se va formando entre ellos, aún en medio del peligro y de las tentativas de acabar con sus vidas.  

La verdad, al hacer esta reseña me di cuenta que con Linda Howard me pasa como con Susan Elizabeth Phillips; o sea, a estas autoras las adoro y son mis favoritas, pero he publicado pocas reseñas sobre sus trabajos en el blog. Prometo subsanar esa carencia, ya que hay infinitas novelas para recomendar de ambas.

Finalmente, les recomiendo esta historia. Es una mezcla equilibrada de suspenso y romance; tiene la dosis justa de ambas. Resulta ideal para esos momentos en los que queremos leer una novela intensa, rápida, ágil, sin mucha extensión. Es cierto que aquí las acciones se van presentando sin dilación, ya que, como quien diría “no hay tiempo que perder”, o sea, no hay muchas páginas para desperdiciarlas en detalles. Tal vez hubiese sido interesante que existiera un epílogo, pero bueno, esta autora suele terminar algunas de sus historias de esta manera; sin muchas explicaciones sobre el futuro inmediato. Aun así, vale la pena. Si lo leerán o lo leyeron, ¡¡ahí me cuentan!! JJJ


Frases: (pueden ser spoilers)

1. “—Lo lamento. —¿Qué es lo que lamentas? —Lamento que te vieras atrapado en este desastre. Lamento que hayas tenido que matar a un hombre. Lamento que estés atrapado aquí conmigo cuando sé que preferirías estar en la casa de tus padres con tu hijo. —¿Sabes acerca de Sam? —Me he mantenido al día con las noticias de aquí. —Yo no lo lamento. —No te creo. —En serio, Piruleta, ¿tú crees que yo estaría feliz sentado en una casa caliente con mi hijo, tomando sopa y bebiendo café al lado del fuego, cuando podría estar aquí arriba congelándome a morir contigo mientras huimos de dos locos adictos la metanfetamina? ¿En dónde está tu sentido de la aventura? —No tengo uno. Y no me llames Piruleta. —Piruleta…” (Lolly y Gabriel)

2. “—Yo estaba terriblemente enamorada de ti. —¿En serio? Nunca actuaste como si lo estuvieras. —Por supuesto que no. Yo era una adolescente. Habría preferido morir a que te enteraras. —Me gustaba pelear contigo. Me excitaba…” (Lolly y Gabriel)

3. “—¿Y qué hay de ti? Casada, comprometida, divorciada… —Ninguna de esas. Tengo citas, ocasionalmente, pero no ha habido nada serio por mucho tiempo. —¿Por qué no? —Tal vez soy muy quisquillosa. Tal vez no tengo suerte. No lo sé. La respuesta simple es que nunca me ha sucedió. El amor. Tengo ciertas expectativas y no quiero conformarme con cualquier hombre medio decente porque los treinta hayan llegado y con ellos la desesperación. ¿Y acerca de ti? ¿Ha habido alguien más desde que tu esposa falleció? —No. —¿Era en serio lo que dijiste antes? Acerca de invitarme a salir si vinieras de permiso a casa y yo estuviese por aquí. —No lo habría dicho si no fuera así. ¿Por qué? ¿Dirías que sí? —Tal vez. Pero sólo si prometieras que nuestra segunda cita sería menos excitante que la primera. —¿Esta es una cita? —Me viste desnuda y me diste la cena. Suena como una cita excelente para mí…” (Gabriel y Lolly)


Observaciones (Obs):

- No figura quién hizo la traducción no oficial.

- Otra portada del libro puede verse en Amazon España.

- No tiene booktrailer, ni soundtracks.

- Otras novelas muy recomendables de la autora, que ya tienen reseña en el blog, son: Morir por complacer”, “El hombre perfecto. Prometo próximamente las reseñas de “Sombras en el crepúsculo”, “Secretos en la noche”, “Premonición mortal”, entre otras.




0 comentarios:

Publicar un comentario

ESTE BLOG SE NUTRE DE TUS COMENTARIOS. Atte. CAR

Entradas populares

 
Muero por los libros Copyright © 2013 | Tema Diseñado por: Leyendo ando... | Con la tecnología de: Blogger