“Mierda en los tacones” – Lorena Pacheco

3 feb. 2017



Autora: Lorena Pacheco
Categoría: Romántica / Chick-lit
Editorial: Escarlata Ediciones
Publicación: Abril 2016
Protagonistas: Burke Fürmann y Raquel Vega

Sinopsis:
Cuando el guapo y millonario jefe de Raquel, con el que además se acuesta, le pide que vaya a un pequeño pueblo de Alemania con la misión de abrir un nuevo hotel, ella no puede negarse. Pronto se dará cuenta de que aquello no se parece en nada a su amada Barcelona. No le quedará más remedio que aprender a lidiar con animales de granja, lugareños de lo más pintorescos y el insufrible encargado de las obras, dispuesto a sacarla de quicio a la mínima ocasión. Los tacones de Raquel no están hechos para pasearse por el culo del mundo, pero esta chica con carácter y sin pelos en la lengua no se rinde jamás. Le espera una experiencia que pondrá a prueba su fortaleza, pero que la ayudará a encontrarse a sí misma. Porque a veces es necesario llenarte de mierda para conseguir lo que quieres.


Características de los personajes:

Raquel Vega (“Rachel”; “Princesa”): no se menciona edad. Es alta, de piel clara, largos rizos oscuros, ojos marrones, espesas pestañas, nariz recta y estrecha. Vive en Barcelona (España). Es Directora de Alojamiento de la cadena de hoteles Holbein; tiene la capacidad y experiencia para ser la “gerente” pero ese puesto es para el hijo del dueño, Andre. Sale a escondidas con Andre desde hace más de 8 meses y no lo quiere hacer oficial todavía; por eso no lo puede tomar de la mano en público ni sacarle fotos. Es hija única. Su padre ya falleció y ella lo extraña mucho, ya que él le enseñó a restaurar muebles, que es su hobby. Es vegetariana y muy fijada en su aspecto.

Burke Fürmann: tampoco se menciona su edad. Es alto, corpulento, ojos color miel (avellanas), cabellos cortos de color castaño claro, barba de pocos días. Es alemán. Trabaja como jefe de obra en el hotel rural de la familia. Es un antiguo amigo de la familia Holbein. Siempre quiso ser arquitecto. Estudió 6 meses en Barcelona. Estudió la carrera pero la dejó porque su padre enfermó y tuvo que encargarse del negocio familiar.

Otros personajes: 1) Andre Holbein (hijo del dueño de la cadena de hoteles Holbein; pareja y jefe de Raquel; su relación no es oficial, nadie sabe sobre ellos; es guapísimo y millonario; alemán, rubio, ojos azules; es Director del Hotel Holbein de Barcelona; hace 15 años que no va al pueblo alemán del que proviene su familia); 2) Sr. Holbein (dueño de la cadena de hoteles Holbein; padre de Andre; es de carácter difícil, impositivo, exigente, elitista); 3) Alicia Holbein (“Ali”; prima de Andre aunque no se llevan bien; trabaja para la familia en los hoteles; ahora la designan como “Asistente” de Raquel para el viaje a Alemania, ya que habla perfectamente el alemán; es menuda, rellenita, sencilla, habla mucho, melena color miel y ojos verdes; nació en España, pero su madre es una Holbein y su padre un catalán, se casaron hace más de 30 años; terminó un Diplomado en Turismo hace 4 años y el Máster hace 2 años; trabajó en Berlín por 6 meses y después entró a trabajar para su tío hace 1 año); 4) Marga (abuela materna de Andre; ya falleció, era la dueña de la granja Weiss); 5) María (mejor amiga de Raquel); 6) Pol (ayudante de chef del Hotel Holbein de Barcelona; también es un decorador y organizador de eventos frustrado; 42 años, ojos marrones, tupé repeinado, piernas cortas, hombros estrechos; melindroso y delicadito); 7) Adele (madre de Burke; cabellos plateados, ojos color avellana; es agradable y amable; no se menciona el nombre del padre de Burke pero sí participa en la novela, tiene cabellos blancos y está enfermo); 8) Kai y Axel (gemelos, son obreros en el hotel rural, trabajan para Burke; son enormes, miden como 2 mts, tiene greñas castañas y ojos verdes); 9) Otto (obrero que trabaja con Burke; estatura media, enclenque, usa gafas grandes); 10) Adam (obrero que trabaja con Burke; veintitantos años, moreno, delgado, estatura normal); 11) Claudia (camarera en un restaurante del pueblo, muy guapa, se parece físicamente a Claudia Schiffer; cabellos con ondas rubias, alta, delgada, piel de porcelana; está enamorada de Burke); 12) Diane (peluquera del pueblo); 13) Sr. Kurtz (alcalde del pueblo Gewächshäuser; unos 60 años, ojos azules, calvo, bajito); 14) Agnes (secretaria del Alcalde); 15) Sr. Brauer (posible inversor del hotel rural; alemán, cabellos blancos, agradable); entre otros.


Comentarios personales:

Esta fue la primera novela que leí de esta autora, el año pasado. Y si no me equivoco, es lo segundo que ella publica; y lo cierto es que, no lo hace nada mal.

El contenido está dado por un prefacio, 29 capítulos y epílogo, en menos de 300 páginas, y ambientado en España y Alemania, teniendo como protagonistas al alemán Burke y a la española Raquel.

La trama inicia con el prefacio, en el que, en pocos renglones, Raquel se queja de haber pisado mierda con sus tacones de la marca Giuseppe Zanotti. Después, nos lleva al capítulo uno; es octubre en España; Raquel está despertando al lado de Andre, su pareja y jefe. Ella tiene ganas de hablar sobre “su relación”, pero él la evade diciéndole que aún no está preparado para hacerlo oficial porque tiene muchas preocupaciones laborales y aprovecha para despistarla al decirle que quiere pedirle un favor, que consiste en que ella viaje a un pueblito rural alemán llamado “Gewächshäuser” para fiscalizar los trabajos de un lugar al que quiere convertir en un hotel digno de la cadena Holbein. Le dice que la mandará con una tal Alicia como su asistente, ya que ésta conoce el idioma a la perfección. Acepta ir, pero no tarda en darse cuenta que Andre se la jugó al no darle todos los datos porque, ni el lugar es lo que ella se imaginaba, ni el trabajo que ella debe hacer es como él se lo pintó, y si a eso le sumamos que Alicia habla hasta por los codos y que el jefe de obra, Burke, es insoportable, tiene armado un cóctel explosivo que no tardará en reventarle en la cara. Así será como la estructurada y estirada Raquel tendrá que recurrir a todo su autocontrol y disciplina para poder hacerle frente a lo que se le vendrá encima (o abajo) desde que pise ese lugar. Literalmente…

En cuanto a los protagonistas, aquí tenemos a dos verdaderos polos opuestos, que no pueden ser más diferentes y contrarios uno del otro. Ella, es la típica “chica de ciudad” pero llevada a los extremos, ya que parece altanera, despectiva, superficial, soberbia, arrogante y frívola. Y digo parece porque en el transcurso de su odisea en el pueblito alemán, aprenderá mucho sobre sí misma; sobre lo que fue, lo que es y lo que en realidad quiere ser. Sus creencias y gustos serán puestos a prueba; y a pesar de resistirse mucho, terminará cediendo ante el encanto de personas que le irán demostrando que debería replantearse la forma como ve la vida. Por otra parte, él, es su inverso. Es un hombre sencillo, amable, gracioso, al que todos en el pueblo quieren. Hay una historia secreta que lo conecta con la familia Holbein y que iremos descubriendo conforme avance la trama. Es trabajador, luchador y adora a su familia; tanto que abandonó la carrera que estaba estudiando por cuidar de ellos y para encargarse del negocio familiar en ausencia de su padre. Va a resultar muy difícil para Raquel poder resistirse al encanto y gracia de este paleto alemán, como ella lo llama.

La historia es muy linda y divertida, repleta de diálogos cómicos y situaciones entretenidas; con un romance que se cuece muyyy a fuego lento. No está inundada de escenas románticas, dando más importancia a otros aspectos como la amistad, las nuevas oportunidades, los desengaños y el autodescubrimiento personal.

Debo decir que la portada me gustó mucho, ya que, aunque es sencilla, en realidad es muy representativa de lo que encontramos en la trama: la vaca Matilda y los dichosos zapatos Giuseppe Zanotti.

Si están buscando una novela que les haga pasar un buen momento, y que además tenga una trama sencilla, nada enrevesada, aquí tienen una buena opción. La lectura es ágil, fresca, y ligera, con unos protagonistas que divierten y unos personajes secundarios que complementan estupendamente las acciones. Si la leerán o la leyeron, ¡¡ahí me cuentan!! JJJ


Frases: (pueden ser SPOILERS)

1. —¡María! —¡Por fin! Eres más difícil de encontrar que Bin Laden, tía. Llevo horas intentando enviarte algo, pero no había manera. Lo mismo digo. Estaba ansiosa por hablar contigo, he estado mirando por Internet y apenas había información, pero al final, después de mucho buscar He visto el pueblo ese al que vas. Yo también. Lo tengo delante. Dios santo, Raquel, ¿cómo te has dejado convencer? No lo sé, pero empiezo a preguntarme si ese autobús no era una máquina del tiempo. Mira que no buscar información antes de ir… —¡Oye! ¿Te recuerdo que me enteré hace dos días de su existencia? Solo he tenido tiempo de hacer el equipaje, despedirme de mi madre y poco más. Además, Andre me enseñó un par de fotos que no pintaban tan mal, ¡yo qué sabía! En realidad, parece un sitio con… —No digas encanto. Por favor te lo pido. Es que seguramente lo tenga, en serio. Sé que tú odias el campo y todo eso, pero no te vendrá mal desconectar un poco y respirar aire puro. —¿Aire puro? Qué lástima que no pueda enviarte un mensaje de olor por el puto teléfono. Te iba a dar yo a ti aire puro. Venga, no refunfuñes. Tómatelo con calma y haz tu trabajo. En menos de lo que esperas estás de vuelta. Bueno, llámame cuando puedas y me cuentas. ¡Y cuidado con los bichos!...” (Raquel y María)

2. Esa no parece la mejor opción para pisar una granja. (Burke) —¿Y a ti qué coño te importa? Suéltame. ¿Y qué hace aquí una vaca? (Raquel) No eres de aquí. (Burke) —¿Acaso tengo pinta de ser de aquí? (Raquel) Mejor no te digo de lo que tienes pinta. (Burke) —¡Hay cerdos allí detrás! (Alicia) Y aquí delante también. (Raquel) Te he oído. (Burke) Me parece bien. (Raquel)…”

3. —¡Ay! —¡Joder, Raquel! ¿Estás bien? Creo que sí. ¡Podrías mirar por dónde vas! —¿Yo? ¡Mira quién habla! —¿Se puede saber a dónde coño ibas con tanta prisa? Estáis como una puta cabra en este pueblo. Running, princesa. ¿Es que no tenéis de eso en la gran ciudad? En la gran ciudad tenemos gimnasios, granjero. Los gimnasios no pueden compararse con esto. Aire puro y unas vistas increíbles. Bueno, las vistas en los gimnasios tampoco están tan mal. —¿Acabas de bromear conmigo, princesa? ¡Qué descaro! ¡Estoy abrumado! —¿Y quién ha dicho que estuviera bromeando? —¡Bien, bien! Así me gusta. Bueno, y… ¿Qué haces por aquí? Creía que las princesas no madrugaban los sábados. Pues ya ves, necesitaba despejarme un poco. Haces bien. A veces el aire es todo lo que necesitamos para vivir. Ni nada ni a nadie más. Sí, supongo… —Mira, Raquel, yo ya te dije… —No quiero oírlo. Te pido que te lo ahorres, por favor. Está bien. Pero no deberías malgastar tu tiempo con quien no lo merece, es lo único que te diré. Y ya es más de lo que te había pedido…” (Raquel y Burke)

4. Así que… ¿Restauras muebles? No sé cómo tomarme el tono de tu pregunta. Perdona. Es que No me esperaba… —¿Que la princesa supiera usar las manos para algo más que para peinarse? Y perdón de nuevo. Es por mi padre. —¿Por tu padre? Se le daban muy bien estas cosas. —¿Daban? Lo siento. Debe de ser reconfortante. —¿El qué? Darle una segunda oportunidad a esa mesita. Verla con otros ojos. Sí que lo es. Y además te ayuda a no pensar demasiado. —¿Y en qué no quieres pensar? Me temo que eso no es asunto tuyo. Y yo me temo que ya conozco la respuesta. Tú no conoces nada. No me conoces. Y yo no te conozco. —¿Ah, no? Princesa, creo que nos conocemos más de lo que crees. —¿Y por qué crees eso, si puede saberse? Porque cuando descubres los defectos de una persona, es cuando realmente la conoces. Puedes aceptarlo o, simplemente, empezar a detestarlo…” (Burke y Raquel)

5. —¿Raquel? —¡Quédate donde estás! No te muevas. Oye, ha sido un concurso estúpido y… ¡Oh! —¡Te he dicho que te quedaras donde estabas! —¿Estás? —¡No, qué va! Estoy buscando espárragos. ¿Tú qué crees? —¿Necesitas papel? Necesito que vuelvas dentro. No voy a volver sin ti. Vale, pues no te des la vuelta. Ya. Bueno, supongo que deberíamos buscarle un nombre. —¿De qué cojones hablas? Del nuevo río que tenemos en Gewächshäuser…” (Burke y Raquel)


Observaciones (Obs):

- Otras novelas de la autora son: 1) “Reset”, publicada en noviembre de 2015 como autopublicación, y en enero de 2016 con Escarlata Ediciones. (Ver link Amazon). 2) “La pata de Cupido”, publicada en septiembre de 2016. (Ver link Amazon)


Booktrailer: Ver vídeo        



Soundtracks del libro:
- “Bad things” (Jace Everett)
- “Noche de paz” (Villancico)
- “Blanca navidad” (Villancico)
- Otros villancicos españoles.




NOTA: Por favor, si la publicación te sirvió, coméntamelo. Y si la usas como fuente de información, mencióname como un reconocimiento al trabajo realizado. Muchas gracias. By CAR

0 comentarios:

Publicar un comentario

ESTE BLOG SE NUTRE DE TUS COMENTARIOS. Atte. CAR

Entradas populares

 
Muero por los libros Copyright © 2016 | Tema Diseñado por: Por Car... | Con la tecnología de: Blogger