“Tres días en Moscú” (#2) – Erika Fiorucci

26 ago. 2014


Autora: Erika Fiorucci 
Continuación de “Cuatro días en Londres”.
Categoría: Romántica Contemporánea
Editorial: Harlequín HQÑ
Publicación: Agosto 2014
Protagonistas: Vadim Chekov, Marianne Cabani y Sergei Petrov

Sinopsis:
La periodista neoyorquina Marianne Cabani recibe la visita por sorpresa de su amante ruso, Vadim Chekov, magnate petrolero. Vadim, cuerpo de atleta y máquina sexual, ha hecho una escala en Nueva York antes de su viaje a Dubai para darle a Marianne aquello que cualquier mujer en su sano juicio aceptaría sin pensárselo dos veces: un anillo de compromiso incrustado de diamantes, comprado a puertas cerradas en la mejor joyería de la ciudad. Pero la bella Marianne no es una mujer corriente, es desenfadada e independiente y no quiere transformarse en una esposa trofeo. El millonario Vadim está perdidamente enamorado de esa mujer ardiente y descarada, y la acepta con todas sus locuras, inseguridades y divertidos raptos de verborrea. Pero Marianne tiene cada vez más dudas, y está a punto de cometer una locura…



Características de los personajes:

Marianne Cabani: veintitantos años, es de Nueva York, cabello castaño, ojos marrones (color cucaracha, según un estilista amigo suyo). Se siente una más del montón; cree que las cosas buenas nunca le pasan a ella. Muy dedicada y esforzada en su trabajo; es independiente, generosa, sencilla y con un muy buen sentido del humor. De profesión periodista, trabaja como reseñadora de eventos para un blog. Su madre es profesora de Literatura y su padre es profesor de Física Aplicada, ambos en la Universidad Columbia. Tiene una hermana y un sobrino.

Vadim Chekov: es ruso, 30-31 años, alto y ancho, ojos grises, cabello rubio (cortado pulcramente), más de 1.90 cm de altura (casi 30cm más que Marianne), es serio, ingenioso, culto, refinado, intimidante y leal con sus amigos. A veces tiene la mirada dura y fría. No tiene rasgos delicados, pero si muy masculinos. Tiene un cuerpo trabajado, fruto de practicar natación desde los 7 años; fue atleta olímpico del equipo ruso de natación. Odia a los periodistas, porque los ve como los responsables de la muerte de su querido hermano mayor, al no prestarle la asistencia que él necesitaba. Es el actual dueño de “Empresas Chekov”, dedicada especialmente al negocio petrolero. Su cumpleaños es el 16 de noviembre.

Sergei Petrov: 23 años aprox, guapísimo, cara  muy hermosa, cabello negro, ojos azules, piel blanca, alto, como de 1.90cm, cuerpo atlético. Es ucraniano, y es el Primer Bailarín de la Compañía más importante del mundo, era considerado “el chico malo del Ballet”, ya que tenía el talento de Baryshnikov y el comportamiento de Colin Farrel. Sufre de alcoholismo, mismo que lo tiene en abstinencia desde el escándalo que provocó en el primer libro en el cual quería suicidarse. Es el mejor amigo de Vadim, éste siempre lo ha cuidado como si fuera su hermano mayor. Ahora es el mejor amigo de Marianne, tienen gustos similares y la acompaña a varios eventos en los cuales ella tiene que trabajar, en ausencia de Vadim.

Otros personajes: 1) Alexandra (“Alex”; mejor amiga de Marianne; rubia, de carácter chispeante, es presentadora de un programa de viajes); 2) Polina Semizorova (asistente personal de Vadim; rusa, muy guapa, elegante, cuerpazo); 3) Mikhail (“Misha”, Jefe de Seguridad de Vadim, ruso, cerca de 40 años); 4) Henry (secretario de Vadim en Londres; pelirrojo); 5) Daniil Chekov (hermano mayor de Vadim; fallecido, murió en un callejón); 6) Leonid Chekov (padre de Vadim; guapo señor mayor, amable, aunque es muy respetado por su familia); 7) Svetlana Chekov (madre de Vadim; bella mujer, rubia, ojos grises, elegante, fría, elitista); 8) Eva (amiga de la infancia de Vadim; rusa, bellísima, cabellos negros, tez de porcelana; siempre estuvo enamorada de Vadim); entre otros.


Comentarios personales:

Esta novela es la tan esperada continuación de Cuatro días en Londres; de la escritora venezolana Erika Fiorucci, que gozó de bastante aceptación y formó parte de varias listas de super ventas, ocupando los primeros lugares.

Como muchos sentimos que la historia nos quedó a deber un poquito, la autora nos ofrece ese “plus” que tanto habíamos pedido, aunque ahora quienes nos relatan los capítulos son Marianne y Sergei, unos ella, otros él, y nada Vadim.

La novela contiene 27 capítulos y un epílogo, es relativamente corta, menos de 200 páginas, por lo que su lectura es ágil, sencilla, sin desperdicios. Está ambientada en ciudades como Nueva York, Londres y Moscú.

Como ya mencioné, los protagonistas son Vadim y Marianne, aunque Sergei tiene nuevamente una muyyy importante participación en la trama, tanto que es quien nos narra algunos de los capítulos, algo que me gustó mucho porque nos da su visión de las cosas, algo así como la mirada de una tercera persona.

Por ejemplo, el primer capítulo lo comienza narrando Sergei, donde nos cuenta que Vadim lo ha ido a buscar a su departamento en Nueva York para pedirle que lo acompañe a comprarle un anillo de compromiso a Marianne. Es el mes de octubre, y ellos tienen 3 meses de relación desde que se reconciliaron, pero Vadim lleva viajando entre Londres y Nueva York ese mismo periodo de tiempo, llegando a ser cansador para él, que ya quiere algo serio con ella. Él es quien viaja para verla, y lo hace 2 fines de semana al mes. Sergei le dice que se está apresurando, que debería darle más tiempo, pero Vadim no entiende razones y van a comprar el dichoso anillo. Ya en el segundo capítulo, la que lo relata es Marianne, contándonos, con su muy particular e ingenioso estilo cómo vive su relación con Vadim y cómo lleva al cabo su trabajo como periodista para un blog de eventos. Se considera una mujer afortunada por el hombre que tiene a su lado, mismo que la llena en todos los sentidos, pero que muy en el fondo la intimida, no sólo por su personalidad, sino por todo lo que él representa como millonario empresario. Las cosas se dan de tal manera, que ella llega a su departamento, se reencuentran felices, pero son interrumpidos, lo que provoca que sin verlo venir, tengan una discusión, que tendrá graves consecuencias en su idílica relación.

Sin entrar en más detalles, les comento que la novela me gustó mucho, la autora maneja muy bien el drama, la comedia y la intriga de lo que va a pasar, aunque lo que más predomina es la intensidad y las dudas en la relación de Marianne y Vadim. Pasan cosas inesperadas, pero todas muy bien relatadas e hiladas, siento que no hay nada de más, aunque volví a tener la sensación de que se apuraron mucho las cosas al final, y me quedé con ganas de saber un poco más de cómo siguieron las cosas entre esta bella pareja. Pero imagino que habrá otro libro, donde el protagonista será Sergei, y donde podremos volver a saber de Marianne y Vadim, ya que el terreno quedó perfectamente abonado para ahora sí conocer las aventuras y desventuras del guapo bailarín ucraniano, tal y como nos demostró el epílogo.

Debo decir que me gusta mucho el estilo de esta autora, que además de ser fresco y cotidiano, fue caracterizando y definiendo los caracteres de cada uno de los personajes de manera muy atrapante, tanto que Marianne nos sigue divirtiendo con sus ocurrencias y ahora nos hace pensar con sus dudas, Vadim sigue siendo el hombre duro y dulce a la vez que está dispuesto a darle todo a la mujer que ama, y Sergei es ese hombre que aún actúa como un niño travieso pero que en este libro nos tocará ver cómo irá madurando cada vez más.

Definitivamente, les recomiendo esta novela (y ya hace un tiempito que no lo hago con tanta contundencia), no sólo porque es la continuación de una historia que también gustó mucho, sino porque nos ofrece la dosis justa de drama y diversión, y varios temas para reflexionar. Algunos valores se encuentran pululando a lo largo de toda la trama, cobrando gran importancia la amistad, la honestidad, la verdad, el perdón, sin dejar de lado aspectos como la culpa, las fuertes cargas emocionales, un poco de falta de autoestima, y el temor de dejar de ser quienes somos cuando sentimos que la pareja nos quiere arrastrar a su mundo, del que creemos que no formamos parte. Pero lo más resaltante es el amor, que vuelve a brillar en esta historia. Si lo leerán o lo leyeron, ¡¡ahí me cuentan!! JJJ


Frases: (pueden ser spoilers)

“—Tú dijiste que ibas a intentarlo, que no te importaba. Incluso prometiste que te mudarías si era necesario. —Y lo he estado intentando en los últimos tres meses, pero no puedes pedirme que mude una compañía de miles de millones de dólares de Londres a Nueva York cuando tú no muestras el menor signo de querer eso. Viajo de un continente a otro para tenerte contenta y tú solo esperas que yo aparezca. Tienes tu vida, tu trabajo, tus amigos y yo no soy más que un proveedor de orgasmos que acomodas en tu agenda como todo lo demás: lunes exhibición, martes ballet, miércoles teatro y jueves y viernes sexo con el ruso patético que hace lo que yo quiero. Si quisiera simplemente a alguien que abriera las piernas para mí ¿crees que no podría encontrarla más cerca de mi casa? —Se me había olvidado que eres todo un romántico con las palabras. —Nunca antes te había molestado. Tal vez solo te gusta mi forma de hablar cuando estamos en la cama, al final eso es lo único que quieres de mí…” (Marianne y Vadim)

“Estás loca, y me vuelves loco de una manera completamente placentera…” (Vadim)

“—Algunas veces siento que no te conozco. —Sabes lo que hace falta. Te recuerdo que comenzamos con mal pie, Marianne, por eso ya conoces lo peor: que tengo mal carácter, que puedo ser testarudo y prejuicioso, que no soy un romántico. —Yo también tengo defectos que tal vez no hayas notado. Soy desordenada, neurótica, adicta al trabajo, no sé cocinar y… —Tú único defecto es que tratas de enterrar lo que realmente eres bajo un manto de racionalidad. Tratas de resumirte en lo que puedes hacer y eso es un error, es como tratar de definirme a mí por lo que tengo. Hasta que te conocí, veía la vida en blanco, negro y algunos tonos de gris. Pero desde que llegaste todo se llenó de amarillos, verdes y rojos vibrantes mezclados en una maraña de color, como un cuadro de Jason Pollock, caótico pero cautivante. Esa es la Marianne de la que estoy enamorado, la que dice lo que está pensando sin detenerse a considerar si es apropiado o tonto, la que salta al vacío porque es valiente, la que cuida a los que están por perderse porque es buena, la que perdona a un idiota como yo cuando deja que su genio saque lo peor de él. Permítete que tus sentimientos te dominen porque solo así eres perfecta, solo así eres tú…” (Marianne y Vadim)


Observaciones (Obs):

- Todo hace suponer que habrá un siguiente libro, que tendrá como protagonista a Sergei.

- Les recomiendo este divertido y atractivo vídeo que realizó la autora con los protagonistas de sus tres novelas publicadas hasta el momento. VER Vídeo 

- También les sugiero ver la página web de la autora, porque trae algunos aspectos muy interesantes de sus novelas. VER 

- Me gustaron estos comentarios que realizó la propia autora sobre su novela (que incluso figura en la página de AMAZON), y se los comparto: 
¿Qué te inspiró esta historia? R= Muchas personas me preguntaban qué había pasado con Sergei, Marianne y Vadim después de "Cuatro días en Londres" y de tanto pensarlo la historia comenzó a formarse. Inicialmente comenzó como la historia de Sergei (cuando la lean, verán que el primer capítulo va en ese sentido), pero terminó desviándose un poco porque el ucraniano aún no estaba listo para su propia historia.
¿Cuál es tu personaje preferido? R = Los tres tienen su encanto. En "Tres días en Moscú" tendremos la posibilidad de estar en la cabeza de Sergei y nos daremos cuenta que es muy dulce y un poco triste, es una mezcla un poco extraña entre la egolatría y el autodesprecio. Marianne me hace reir, está más loca que nunca y Vadim mostrará al mismo tiempo un lado romántico que no sabíamos que tenía y otro que asusta un poquito. También conoceremos a Mason, está sólo en dos escenas, pero tiene una personalidad tan fuerte y atrayente que monopolizará la atención en esas dos escenas, al menos monopolizó la mía.
¿Por qué hay que leer tu novela? R = "Tres días en Moscú" hace tambalear un poco esa premisa de "vivieron felices para siempre", pues algunas veces conocer al príncipe azul no es suficiente porque no todas las mujeres quieren ser princesas. Probablemente a Cenicienta le hubiese gustado iniciar su propio negocio de cuidado de animales o un gran conglomerado de limpieza en vez de quedarse aburrida todo el dia en el palacio.


Booktrailer: VER Vídeo


Soundtracks del libro:
- “Smooth” (Carlos Santana)
- “Nothing else matters” (Metallica)
- “Rapsodia Hungara” (Liszt)
- “I won’t dance” (Frank Sinatra)





12 comentarios:

Ro(uy) dijo...

Holis, la verdad esta historia me encanto, es un placer leer una historia sin adornos pero que te hacen reflexionar y pensar. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que el final me resulto muy rápido y me deja sin dudas con ganas de saber mas, no se si con un "dos dias en..." que siga la historia de ellos o con la historia de Sergei en donde los tengamos como secundarios. La verdad todos los personajes me encantaron, a Marianne la senti muy cercana, sus miedos ante Vadim me parecieron muy reales (por lo menos yo reaccionaria muy parecido). Sergei me encanto!! es el típico rebelde atormentado, dulce y fragil pero que ante el mundo se muestra de otra forma. Y Vadim es Vadim jaja el ruso temperamental, que se calienta y se ciega pero que tiene un corazón de oro.
Esperemos saber mas de estos personajes en el futuro, realmente valen la pena.
besotes

AGiovanna R.C. dijo...

Hola Car, a esta autora le tengo gran cariño, primero porque del libro anterior, fue la primera vez que comente en este Blog, ya hace un año largo, y de allí ha resultado esta hermosa amistad que nos une.
Segundo porque me encanto la historia, y fue de las mejores cosas que leí el año anterior.
Ya entrando en materia, debo decir que me devore este libro porque le tenia muchas ganas a una segunda parte, me pareció que las cosas entre Marianne y Vadim, habían quedado demasiado inconclusas, inclusive sentí que el final del anterior fue muy precipitado, y que no debía haber sido la cama. en fin...
En este me encanto encontrar de nuevo a un Sergei medio inmaduro, con infulas de estrellita, y aunque adore los encuentros de M y V, (incluso sentí correctas las inseguridades de ella), de nuevo me quede como a medias!!!!, y no es que estuviera esperando un se casaron y fueron felices, porque si hablamos de tiempo ellos no han pasado juntos mas de 1 mes completo; pero si quería un poco mas de su historia y un poco mas resuelta. Espero que en el siguiente libro haya un poco mas de desarrollo y por supuesto saber mas de Sergei.
Me encanta el excelente sentido del humor de Erika, los personajes, todo me encanta.

Zairobe Romero dijo...

Hola Car! Pues q decirte? Estoy encantada con esta autora, y mira tu es Venezolana como yo y no conocía sus libros, q sorpresa más agradable ha sido leer estos libros, decir q me encantaron es quedarme corta, los diálogos me parecen muy inteligentes y divertidos, unos personajes muy bien definidos, uff a Vadim lo reamo, y me quede con muchas ganas de mas, yo si q quiero verlos casados, espero q Erika escriba la historia de Sergei y nos cuente mucho mas de Marianne y Vadim, gracias por la reseña.
Un abrazo ;-)

Laura Q dijo...

Hola Carlita

Es la segunda vez que hago el comentario ashhhh con "Don Servidor"

La historia me encanto, adoro a Sergei y espero super ansiosa su libro, ojala salga pronto. Sabes que a pesar de que siento que la historia de Vadim y Marianne no se cerro, no me he quedado frustrada ni enojada, simplemente se debe a que las pocas paginas del libro, están precisas y justas no hay relleno.

Mas o menos es lo que te había comentado jajaja me fui de lo lindo en la inspiración en el comentario anterior y se perdio :(

Gracias por la reseña y besitos!

erikafiorucci dijo...

Gracias a todos por sus comentarios

VERO dijo...

UFFFF ESTOS RUSITOS SON LO MEJOR!!!
ESTA AUTORA ME GUSTA... SERGEI TODO UN SESO HUECO, ES QUE SABE LO BUENO QUE ESTA Y BUENO NO LO NIEGA, EL CUERPITO Y LA CARA SACAN A FLOTE TODO, ESPEREMOS QUE MADURE, AUNQUE YO PODRIA TERMINARLO DE CRIAR, NO TENGO PROBLEMA.
ESPERO UN LIBRO MAS PRONTITO PARA NO OLVIDAR TODO ESTO.
SALUDOS
VERO

Mueropor Libros dijo...

Hola Ro!!
De acuerdo contigo, a mí también me encantó y me mantuvo entre la tensión de lo que ocurría entre estos tres amigos y las risas sobre todo por los pensamientos de Marianne. A mí también me parecieron muy reales las dudas que ella tuve, totalmente entendibles. Y bueno, entre la intensidad de Vadim y las picardías de Sergei, quedé super atrapada con la historia.
Yo también quiero un "dos días en...", o mejor, "treinta días en..." jejejeje

Besotes!!! :D

Mueropor Libros dijo...

Hola Gio!!!
¡¡Mira que buen detalle tienes como recuerdo!! Ya sabes, de curiosa, fui a la anterior reseña a leer tu comentario, y sí, esa fue la ¡¡que provocó que nos conociéramos!! Y bueno, yo también ahora le tengo un cariño extra por eso.
Aquel primer libro me gustó mucho, tanto que quedé con ganas de más, y cuando me enteré que ya saldría este segundo libro (que me lo contaste vos) casi morí y quedé con la expectativa esperando a leerlo.
Yo también al final me quedé nuevamente con ganas de más (es lo que tienen las historias que realmente nos gustan), queriendo ver cómo fluye la relación de ambos ya después de todos los problemas que surgieron entre ellos en esta ocasión.
Marianne me hizo reir mucho, pero a la vez sus inseguridades me parecieron muy valederas y super entendibles, como dice Ro, yo también hubiese reaccionado así.
Espero con muchas ganas el siguiente libro, que estoy segura que tiene que haber otro, porque nos dejan todo preparado para conocer la historia de Sergei, donde espera reencontrarme con M y V también.

Besotes!!!! :D

Mueropor Libros dijo...

Hola Zairobe!!
Así es!! Es compatriota tuya, y muy buena como autora, porque es de las que te engancha rápido y te hace reír bastante con el humor que tiene y que imprime a sus trabajos. Este segundo libro me volvió a conquistar, y quedé con muchasss ganas de más!!! Yo también los quiero ver casados y llevando su vida en común (que es lo más difícil) y conocer más a Sergei, que es un divino también. Pero bueno, Vadim es intenso y ...uffff. ¡¡Buenooo!!

Besotes!!! :D

Mueropor Libros dijo...

Hola Laurita!!!
Me pasó igualll, pese a que me quedé con ganas de más, no fue con una sensación de enojo o insatisfacción, sino más bien, con todas las pilas para leer lo que se publique próximamente. Disfruté mucho el libro, que creo que por eso quedé tranquila, jejeje, o tal vez sea el hecho de que sé que habrá más, no sé, jejeje.
Cuando "Don Servidor" se porte mal, ya sabes que sólo debes darle la flecha "atrás" y ahí debe estar lo que escribiste, y lo vuelves a intentar.

Besotes!!! :D

Mueropor Libros dijo...

Hola Erika!!

¡¡Muchas gracias por pasarte por el blog!!

Saludos!! :D

Mueropor Libros dijo...

Hola Vero!!!
Jajajajajaja, no dudo que quieras "encargarte" de Sergei, sé que será toda una obra altruista de tu parte, dada la gran preocupación que tienes, jejejeje
Esta autora también es compatriota tuya, esperemos que muyyy prontooo (algo tipo el próximo mes, jejeje) podamos leer el siguiente libro.

Besotes!!! :D

Publicar un comentario

ESTE BLOG SE NUTRE DE TUS COMENTARIOS. Atte. CAR

Entradas populares

Archivo del blog

 
Muero por los libros Copyright © 2013 | Tema Diseñado por: Leyendo ando... | Con la tecnología de: Blogger