“Mi querido zar” – Cristina Brocos

28 abr. 2015


Autora: Cristina Brocos 
Categoría: Romántica Erótica
Editorial: Grijalbo
Publicación: Agosto-Septiembre 2014
Protagonistas: Misha y Cristina

“Una historia de deseo y pasión dedicada a todas las lectoras que creen que estas cosas solo pasan en las novelas”. <<Mi querido zar>> es el homenaje de Cristina Brocos a un género que adora. Pero también es una novela apasionada y entrañable, teñida de humor y de auténtico erotismo. 

Sinopsis:
Cuando sube al avión rumbo a sus deseadas vacaciones en Canarias, Cristina sólo piensa en olvidar un matrimonio roto. En sus planes está disfrutar del sol, descansar y entretenerse con la lectura de maravillosas novelas románticas, su género favorito. Lo último que Cristina espera de este viaje es exactamente lo que va a sucederle: conocer a Misha, un empresario ruso millonario, atractivo, viril y tremendamente sexy, y que éste se fije en ella, en una maestra gallega treintañera con la autoestima algo baja, un pasado triste a su espalda y una risa muy contagiosa. Junto a él, Cristina siente todo lo que había imaginado cuando leía su novela de cabecera, Cincuenta sombras de Grey: noches de sexo desenfrenado, regalos generosos... Y amor de verdad. Sin embargo, a pesar de estar viviendo ese sueño, ella no termina de creérselo del todo... ¿Puede la vida ser tan fantástica como en las novelas? ¿Existen en el mundo real los finales felices?


Características de los personajes:

Cristina Ortega (Cris, Tis): 37 años, cabellos castaños con rizos, ojos marrones, cuerpo con curvas, ella se considera rellenita. Es española, de Asturias. Vive en Santiago. Es maestra de escuela. Tiene muy baja autoestima y es insegura, más que nada por todo lo que tuvo que vivir en su matrimonio. Está divorciada desde hace más de 2 años. Su padre, Benjamín, fue cartero y falleció a los 49 años. Tuvo a Tita, que fue como una madre para ella y falleció hace 2 años, de cáncer de mama.

Mijail Angelowsky (Misha): como unos 40 años, cabellos rubios cortos, ojos negros. Mucho de su vida privada es un misterio, pero sabemos que arrastra una gran tragedia personal y familiar. Es ruso, ha tenido una vida dura y ha sabido salir adelante con mucho esfuerzo, trabajo, y dedicación. Estuvo en la cárcel. Ahora es un rico empresario. Para él es muy importante ganar dinero, ya que sufrió muchas carencias, además para proteger a su hermana, que es la única familia que le queda.

Otros personajes: 1) Nadia (hermana menor de Misha; 22 años, guapa, ojos verdes); 2) Iván (hermano menor de Misha; era rebelde y andaba en malos pasos; falleció practicando submarinismo); 3) Tita (fue la mujer que crió a Cristina y a su hermano; fue como una madre para ellos; fallecida); 4) Carlos (ex marido de Cristina; empresario muy rico, se conocieron en una discoteca); 5) Paula (mejor amiga de Cristina; muy guapa, pelirroja, ojos azules; es policía; tiene un hijo llamado Sergio); 6) Sergio (hijo de Paula; 10 años, muy delgado, ojos azules, está enfermo de cáncer); 7) Serguei (mejor amigo de Misha; ruso, guapo, ojos verdes, también es su guardaespaldas); 8) Anastasia (“Ana”; pareja de Misha; guapísima, cuerpo escultural, cabellos negro azabache, ojos azules, es interesada e infiel); 9) Andrei (amigo de Misha; estuvo en la cárcel con él, ahora es un ex convicto); 10) Ibra (ruso, guardaespaldas); 11) Erika (rubia impresionante, voluptuosa, ojos azules, es modelo); 12) Juan (director del colegio en el que trabaja Cristina); 13) Ana (maestra, 60 años); 14) Silvia (maestra, joven, recientemente tuvo gemelos); 15) Emma (sobrina de Emma; 13 años, es la que la llama “Tis”; es ingeniosa, divertida, una preciosidad); 16) Sofía, Carlos e hijos (familia que está de vacaciones en el mismo complejo que Cristina; él es policía); 17) Anatoli (presidiario, su esposa lo acusó de violencia pero va a las visitas conyugales, tienen hijos); entre otros.


Comentarios personales:

El contenido está dividido en dos partes: 1) “Las Islas” (Capítulos 1 al 13); 2) “Mi castillo” (Capítulos 1 al 13); por lo que podemos sumar 26 capítulos en total, en menos de 400 páginas. 

La novela inicia con un episodio en el que de a poco vamos entendiendo que Misha (el protagonista masculino), en compañía de su madre, están yendo rumbo al depósito de cadáveres para recoger el cuerpo de Iván (el hermano menor de él), que falleció cuando estaba practicando submarinismo. Esta tragedia los tiene devastados a ambos; Misha se culpa por no haberlo protegido más y porque todo este suceso parece estar acabando con su madre, aunque ésta simule estoicismo y valentía. Él hubiese querido facilitarle las cosas y hacerse cargo él solo de todos los trámites, pero ella se negó, espetándole que “es su deber como madre estar ahí y que él no lo entiende porque aún no es padre”. Además, en el camino al lugar, su madre aprovecha para decirle unas sabias palabras a su hijo primogénito, aunque en ese momento, Misha jamás hubiese podido adivinar que meses después también la perdería a ella.

Después, la historia nos sitúa en lo que es la vida de Cristina (la protagonista femenina). Ella nos cuenta que precisamente el día en que enterró a Tita, la mujer que la cuidó como una madre, aparecieron en su vida dos ángeles (uno con alas blancas y el otro con alas negras). Ella en un principio pensó que era parte de un sueño, pero al despertarse se dio cuenta de que era real, que ellos estaban ahí. Éstos le cuentan que fueron enviados por ÉL (el Jefe), a pedido de Tita que no paraba de lamentarse y sufrir por haberla dejado sola. También le dicen que vienen para ayudarla, que se quedarán con ella durante todo el tiempo que los necesite y que sólo ella puede verlos. De alguna manera, los ángeles van mostrando su forma de ser, y al igual que los dos lados de una balanza, o el blanco y negro, es fácil diferenciar cómo es cada uno. El blanco, al que ella luego apodará como “mi ángel bueno” (MAB), es el políticamente correcto, el que no quiere lastimar, el decente, compasivo y correcto; mientras que el negro, “mi ángel malo” (MAM), es el sarcástico, malhumorado, pesimista, vicioso, y el que no se pone filtros para decir lo que piensa aunque pueda herir o se le pueda escapar lo que no debe. En ese interín en el que ella descubre a “sus nuevos amigos”, también nos vamos enterando de algunos aspectos de lo que fue la terrible y dolorosa vida que llevó Cristina cuando estuvo casada con Carlos, mismos que aún la siguen atormentando en forma de pesadillas. Su vida matrimonial estuvo marcada por los golpes, abusos, la violencia, el sadismo, la maldad, entre otras calamidades más. Posteriormente, llega el día en el que Cristina debe emprender un viaje hasta las islas Canarias, que pretenden ser unas apacibles y desestresantes vacaciones, con sus ángeles como compañía, tal y como será hasta el final de la historia. Sólo que ella no puede siquiera vislumbrar lo mucho que cambiará su vida en ese viaje, ya que el destino le tiene deparadas algunas sorpresas.    

Antes de seguir, debo decirles que éste es el tipo de reseñas que no me agradan mucho escribir, y quienes me conocen o siguen este blog ya lo saben. Incluso me cuesta ponerles una calificación, aunque bueno, eso es algo que de todas maneras ya están al corriente de que no me gusta hacer, en todos los casos, porque parece que me pongo en el papel de maestra regañona calificando exámenes, y lo cierto es que cuando me tocó enseñar fui más del tipo objetivo y comprensivo, de las que valoraban el esfuerzo, la dedicación y los avances (ahora de seguro entenderán muchas de las calificaciones que he puesto a los libros reseñados a lo largo de estos más de dos años en el blog, y por los que habrán pensado que fui demasiado generosa). Pero bueno, aunque no me guste, por ustedes, igual lo sigo intentando, ya que me lo pidieron y lo consideran una guía. Entonces, volviendo al tema… ¿Por qué no me agrada escribir este tipo de reseñas? Pues porque la lectura me causó sentimientos contradictorios que no son fáciles de explicar adecuadamente. Aunque debo hacer hincapié en que lo que comentaré es subjetivo, o sea, es lo que yo sentí con la lectura. Simple y llanamente.

Ahora bien, la trama comenzó bien, se apreciaba que sería de ésas que te mantendrían atrapado y con la expectativa de lo que fuera a pasar a continuación. Pero… al llegar más o menos a la mitad del libro (o tal vez un poco más adelante), esa fuerza comienza a decaer lenta y progresivamente conforme seguimos avanzando en las páginas, alcanzando un punto en el que las acciones que vas leyendo pueden empezar a sobrepasarte. Definitivamente, pudo haberse explotado aún más y mejor todo el potencial que tenía el argumento, habían varios puntos sobre los que profundizar, pero al final me dio la impresión de que algunas cuestiones no terminaron de cerrarse del todo, como si se hubieran abierto varios pequeños frentes sin entender muy bien para qué o qué pintaría eso en el contexto presentado o en la conclusión.

Recuerdo que el año pasado, este libro fue uno de los que elegimos como material de lectura en mi grupo de amigas lectoras, y fue curioso que las reacciones que se podían observar en cada una fueron diversas, aunque al final sí pudimos coincidir en algunos puntos (positivos y negativos). Para algunas, por ejemplo, fue tedioso llegar hasta el final, para otras no estuvo mal salvo por algunos detalles claves que podrían corregirse, y a otras más sí les gustó, e incluso se emocionaron mucho con lo que leían. ¿Por qué les cuento esto? Sencillamente para comprobarles algo que ustedes como amantes de la lectura ya saben suficientemente, y es el hecho de que las experiencias de cada uno con un libro determinado son absolutamente personales, y que sólo eso no puede determinar si un libro es bueno o malo, ya que al momento en el que optamos por empezar una historia, entran en juego diversos factores (estado de ánimo, vivencias, tolerancia, introspección, recuerdos, emociones, expectativas, etc., e incluso hasta la simpatía que uno tenga o no por el autor). O sea, a todos nos puede afectar de diferente manera una historia; y puede ocurrir que si un día la leíste y no te gustó, puede que si la lees después de un tiempo y con una coyuntura diferente, la veas mejor y descubras cuestiones que terminen por gustarte esa vez; etc. También puede pasar que algo no empieza muy bien, pero que nos sorprende y termina por contentarnos. En fin, hay muchas opciones en el aire.

Sea como sea, el caso aquí fue que, la trama me atrapó en un principio, ya que trataba de un tema muy complicado con una carga emocional bastante importante que me resultó atractiva, pero… lastimosamente, la autora no supo encadenar del todo las cosas de manera a mantener la fluidez y hacerme desear devorar las páginas. Yo lo atribuyo a que llegó un momento en el que se exageraron las escenas pasionales entre la pareja, eran muchas y muy repetitivas, haciendo que uno de los temas centrales de la trama (o sea, el “trauma por abusos” que sufrió la protagonista femenina) quedara completamente en un segundo plano,  y con una menor credibilidad. Tal vez yo no sea la más indicada para opinar sobre un tema que no he vivido, como es el de los abusos, pero al menos yo tenía la impresión de que las personas que sí lo han vivido, acarrean severos traumas y consecuencias, a veces de por vida; aunque en las cifras optimistas también se pueden ver víctimas que con el tiempo lo superan y logran rehacer sus vidas. Pero… precisamente el “factor tiempo” es el gran determinante de que eso ocurra o no. Y a mi gusto, la cura a ella le llegó muy rápido y la desinhibió por completo, gracias a la maravillosa aparición de Misha en su vida. Bueno, o tal vez, ¿eso sí pasa cuando aparece “el hombre correcto” en tu vida? Ustedes díganme.

Dentro de lo positivo, se podría considerar que los protagonistas son dos personas maduras, rondando la cuarentena, lo que podría resultar atrayente para aquellos que buscan lecturas que contengan vivencias de una edad más acorde a la suya. Y otro punto sería que, quitándole los “peros” en lo que atañe a la trama y el ritmo que expresé más arriba, la novela está muy bien escrita, no se puede negar la buena prosa de la autora.

Sé que puedo parecer repetitiva, pero si tomamos en cuenta la premisa de que “hay gustos para todo” y de que lo que yo manifesté aquí fue MI sensación con la lectura, en esto no hay verdades absolutas ni opiniones más valederas que otras. Todas cuentan, todas son importantes. Así que ahora, con más razón me encantaría conocer las opiniones o sentimientos que ustedes tengan o hayan tenido al respecto de esta historia. Si lo leerán o lo leyeron, ¡¡ahí me cuentan!! JJJ


Frases: (pueden ser spoilers)

“—No tienes por qué hacerlo, mamá, puedo encargarme yo. —Sí, sí tengo que hacerlo, es mi hijo, y a un hijo nunca se le abandona. Es algo que tú aún no has aprendido, pero algún día lo harás, algún día lo comprenderás. Pero antes quiero hablar contigo. Y quiero que me escuches con atención. Cada noche, cuando me acostaba, temía que llamasen a la puerta para decirme que le habían encontrado en cualquier callejón de los suburbios con una aguja clavada en el brazo. Cada noche me acostaba con ese miedo, y así podría haber sido, así podría haber muerto. Quizás nada de lo que hubiésemos hecho habría podido evitar que acabase así, pero eso es algo que nunca sabremos, nunca. Yo ya no tengo vida por delante, pero tú sí tienes, y sé que el recuerdo de tu hermano será para ti un tormento, lo sé muy bien porque eres mi hijo y conozco tu alma. Tú no eres culpable de su muerte, el único culpable es él, su mala cabeza, sus ganas extremas de vivir deprisa. Pero sí eres culpable de haberle abandonado a su suerte; de eso sí eres culpable, Misha. Sé que te duele escucharlo, pero tienes que hacerlo porque es la verdad. Tiraste la toalla con Iván, le diste por perdido, y en esta vida a las personas que queremos no debemos abandonarlas nunca, hijo. Hagan lo que hagan, cometan los errores que cometan, no debemos abandonarlas jamás. Sé que tu disculpa ha sido el trabajo, ésa ha sido tu excusa desde que llegamos a Moscú, tras ella te has parapetado para no enfrentarte a lo que estaba ocurriendo en nuestra familia, no lo querías ver, pero ahí estaba, ahí está. Papá murió, Iván ha muerto y yo moriré pronto, más pronto de lo que imaginas. Tú eres un hombre con grandes cualidades, hijo, como tu padre, eres tenaz, luchador, trabajador, pero el trabajo no puede ser el motor que guíe tu vida… —El trabajo da dinero mamá… —Sí, y el dinero es muy importante, pero no da la felicidad. Mira dónde estamos, Misha. ¿De qué nos sirve aquí el dinero? Dime, hijo, ¿de qué nos sirve? Que el dinero es importante lo sé mejor que tú. Yo no tuve zapatos que ponerme hasta que cumplí veinte años: siempre caminé descalza, como tu padre. Pasamos hambre, pasamos miseria, pasamos muchas calamidades, pero entre tanta pobreza encontramos alegría, supimos disfrutar de lo poco que teníamos, supimos verle la cara amable a la vida. Porque cuando las personas se quieren tienen que intentar hacer feliz al ser amado, en todos los aspectos…” (Misha y su madre)

“—Paula, nunca había conocido a un hombre tan guapo… Pero lo más extraño de todo es que pasó descaradamente de una rubia de infarto que se le puso en bandeja. La dejó plantada y vino a hablar conmigo. No te imaginas cómo estaba la rubia, se subía por las paredes…, igual que una lagartija. —Pues no veo qué tiene de extraño. —Pues mucho, Paula, mucho. Que un hombre, ante un utilitario y un Ferrari, elija el utilitario tiene mucho de raro. No quiero ni imaginar qué interpretación daría mi psicólogo a semejante elección. —Tu psicólogo sabe perfectamente lo que dice. —Lo sé, Paula, por eso me da miedo. —¿Sabes, Cris? Veo que aún no has conseguido quitártela. —¿El qué? —La venda, Cris, la venda. La que Carlos te puso ante los ojos y te hace ver la realidad distorsionada. Tú eres una mujer preciosa, guapa, inteligente, sensible, intuitiva, ingeniosa, cualquier hombre podría perder la cabeza por ti. Pero el cabrón de Carlos te puso la venda y ahí sigue, sin dejarte ver la realidad. Pues me alegro de que ese dios griego o ruso o de donde quiera que sea haya visto lo que hay en ti. Mereces ser feliz después de lo que has pasado… ¿Por qué no dejas de analizarlo todo y disfrutas? Es lo que yo haría. —Porque yo, desgraciadamente, no soy como tú, Paula. —Tú no tienes que ser como nadie, eres perfecta tal y como eres. Que hayas tenido malas experiencias en el pasado fue una simple cuestión de mala suerte, de muy mala suerte; caíste en manos de un elemento poco recomendable, por decirlo de una forma suave. —Pues éste no sé si será también un elemento poco recomendable, Paula, tiene pinta de matón…” (Cristina y Paula)

“Mírame, Cris, mírame. ¿Sabes lo que veo cuando miro tus ojos? Tus ojos son del mismo color que tiene la tierra donde nací. No he vuelto a ver ese tipo de tierra en ningún lugar del mundo, y he visitado muchos. La primera vez que vi tus ojos fue aquí, en la piscina, el día que saliste corriendo. Tus ojos tienen el color de mi tierra. Recuerdo a mis padres trabajando aquella tierra. Cuando volvían a casa por la noche, todo su cuerpo estaba de ese color, sus manos, sus pies, todo. Tienes los ojos del color de mi tierra, del color de mi hogar…” (Misha)

“—¿Qué sientes, mi vida? Dímelo. —Yo… yo… contigo me siento completa… Contigo no me falta nada, lo tengo todo, no hay nada más que pueda desear… Me llenas, haces que me sienta viva… Contigo me siento de nuevo una mujer… Eres todo lo que he deseado y no quiero más, no necesito más, lo tengo todo, todo, todo…” (Misha y Cristina)

“Has entrado en mi corazón y ahí te has quedado para siempre, ocupándolo en su totalidad, llenándolo de una luz que no tenía, de un calor que siempre busqué, de unos sueños que quiero compartir contigo y con nadie más… Como mi vida…, quiero compartirla contigo, cielo, sólo contigo…” (Misha)


Observaciones (Obs):

- Se hace una clara mención al libro “Cincuenta sombras de Grey”, ya que es el que lee la protagonista en varios momentos de la novela, por recomendación de la hermana monja de su mejor amiga Paula.

- No tiene booktrailer.


Soundtracks del libro:
- “Llévame contigo” (Materia Prima)
- “Y no te olvido” (Materia Prima & Café Quijano)
- “Sin ti” (Materia Prima)
- “La barbacoa” (Georgie Dann)
- “Nos vamos pa Madrid” (El Barrio)




8 comentarios:

Neus dijo...

Yo lo siento, pero una chica que sueña con vivir su fantasía basándose en 50 sombras de Grey.. ya me tira para atrás x)
y estoy de multimillonarios hasta el.. pues eso x)
dudo mucho que lo lea
un besito

Zairobe Romero dijo...

Hola Car! Hace tiempo vi una reseña de 5 estrellas de este libro y de inmediato me hice con el, pero No pude con este libro, es uno de los pocos que he abandonado, lo descarte, hice el intento pero cada pagina me gustaba menos, y por lo que leí en tu reseña (lo que cuentas de tu grupo de lectura) no soy la única a la que no le gusto, no me gusta dejar libros sin terminar pero este sencillamente me superó y tuve que abandonarlo.
Una abrazo!

Ro(uy) dijo...

Holis!! Recuerdo muy bien el momento en que lo empezamos a leer, el libro empezó bien, me atrapo al instante, me pareció muy intensa la historia que ella tuvo que vivir con su marido pero tal como vos decís a la mitad del libro empezó a caer y caer hasta que se me hizo tedioso terminarlo (soy yo a la que te referis no? no me acuerdo como le fue a las demás). La historia se transformo tal como muy bien señalas en totalmente inverosímil, no me creí la entrega desmedida y rápida de ella y no solo en lo sexual, sino como el tipo le organiza la vida asi como asi y ella ni pánico le entra!! jaja
En fin este es de los libros para olvidar, de los que pintaban bien pero quedaron en nada.
Besotes

ale Divi dijo...

Hola, este libro lo leí hace tiempo, y con esfuerzo lo termine, la verdad es que casi desde el principio me resulto difícil de leer, me desagradaron mucho los ángeles y los diálogos de estos eran muy extensos, nunca llegue a entender a la protagonista, sobre todo teniendo en cuenta su pasado.
Saludos!!
Lo que me llevo a leer la historia, creo que estaba relacionado con la edad de los protagonistas creo que un poco saturada de protagonistas de 24, incluso por la misma razón "intente" leer "35 El despertar de una pasión" de Sandra A, y realmente no pude pasar de la pagina 50.
Saludos!!

Mueropor Libros dijo...

Hola Neus!!

Sí, es un hecho que para la protagonista tiene mucha influencia estar leyendo 50S, y lo menciona varias veces en la historia.

Ya me contarás si alguna vez lo lees.

Besos!! :D

Mueropor Libros dijo...

Hola Zairobe!!

Creo que varias nos decidimos a leerla porque tuvo mucha promoción de la editorial. Yo llegué hasta el final, pero tengo que reconocer que me costó.

Respecto a lo que mencionas de que lo abandonaste, ésa precisamente será la pregunta de la Encuesta N°3 que publicaré hoy en el blog. Por el momento, ya sé cuál es uno de los libros que incluirás en tu listado.

Besitos!! :D

Mueropor Libros dijo...

Hola Ro!!

Sí, ¡¡me refería a vos!! jajajaja. Creo que la historia cayó para las dos al mismo tiempo, ya que lo comentamos, y eso que empezamos con muchas ganas. Pero, lastimosamente sí llegó un punto en el que se hace muy cuesta arriba, con cuestiones que son difíciles de creer.

Besitos!! :D

Mueropor Libros dijo...

Hola Ale!!

Veo que te pasó como a algunas de nosotras, que se te complicó la lectura llega a un punto de la historia. A mí también uno de los aspectos que me atrajo del libro era el hecho de que los protagonistas serían de edad más adulta a lo que es habitual, pero al final eso tampoco fue factor.

Ese libro que mencionas no lo conozco, pero ya con lo que comentas ni lo busco.

Besitos!! :D

Publicar un comentario

ESTE BLOG SE NUTRE DE TUS COMENTARIOS. Atte. CAR

Entradas populares

 
Muero por los libros Copyright © 2013 | Tema Diseñado por: Leyendo ando... | Con la tecnología de: Blogger