SARAH MacLEAN

7 mar. 2013

Sarah MacLeanescritora de best sellers según el New York Times y el USA Today, creció en Rhode Island, obsesionada con los romances históricos y lamentando haber nacido demasiado tarde para disfrutar de su propia "temporada". La inclinación que siempre tuvo por la historia la llevó a graduarse en el "Smith College" y en la Universidad de Harvard antes de que finalmente decidiera coger la pluma y escribir su primer libro. Ahora vive en Nueva York con su marido, su perro, y una ridículamente enorme colección de novelas románticas.

Página web de la autora: http://macleanspace.com/



Love by numbers:
1. Nine Rules to Break When Romancing a Rake (2010) / Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja (2011)
2. Ten Ways to Be Adored When Landing a Lord (2010) / Diez lecciones para dar caza a un Lord y que te adore.
3. Eleven Scandals to Start to Win a Duke’s Heart (2011) / Once escándalos para enamorar a un Duque.



La misma autora, agrega el siguiente extracto a su biografía:

"Esa es la versión abreviada. Para los que buscan los detalles más escabrosos, continuad leyendo:
Como hija de un antiguo espía británico (sí… ese tipo de espía británico) y una italiana de la jet-set, que se conocieron en París y vivieron de un sitio a otro entre Roma, Londres, San Francisco y Nueva York, siento que debería decir que soy una Lara Croft de carne y hueso que pasa sus días regateando en los bazares de Marrakech, comprando en los Campos Elíseos, cruzando el desierto del Gobi en moto, y escalando antiguos templos mayas.
Desgraciadamente para todos nosotros, pese a todo, eso es absolutamente falso. Mis padres fijaron su residencia en Lincoln, Rhode Island, mucho antes de que yo naciera, dejándome poco donde elegir salvo volcarme en los libros para encontrar mis propias aventuras y romances.
Durante el instituto, y gracias a mi hermana mayor (y más sabia), me obsesioné profundamente con la ficción histórica. Me podía enamorar de cualquier época y leer cualquier cosa… y todo lo que caía en mis manos estaba relacionado con ello. Fui pasando fases: Inglaterra medieval, los vikingos, el renacimiento italiano…
Entonces encontré a Jane Austen. Y quedé atrapada. Ahí había una autora (¡una mujer nada menos!) que había ido en contra de todo lo escrito hasta entonces y había creado un nuevo género literario. Hizo a un lado las novelas góticas melodramáticas de las hermanas Brontë (para las que nunca he tenido suficiente estómago) e hizo el romance divertido… y alegre… y real. Sus heroínas eran descaradas e irónicas, sus héroes oscuros, melancólicos y arrogantes hasta parecer maravillosamente culpables. La combinación de ambos, para la adolescente que era y la treintañera que soy hoy, fue electrizante.
Así fue como me enamoré de la regencia inglesa. Yo —y todos los que me rodeaban— suponía que estaba pasando por otra de mis fases históricas… pero de esta fase nunca llegué a salir. Pasé muchos de mis años de adolescente, con la nariz metida en romances históricos, lamentando haber nacido dos siglos tarde para entrar en el torbellino del beau monde siguiendo su camino a ritmo de vals a través de los brillantes salones de baile de Londres durante mi propia temporada.
¿Es una sorpresa que cuando finalmente puse el lápiz sobre el papel, escribiese un libro sobre la regencia? La temporada, un romance para jóvenes publicado en marzo de 2009, cuenta la historia de tres grandes amigas que amaban a Jane tanto como yo (incluso aunque no sabían su nombre).
En un golpe de muy buena suerte me encontré a mí misma en el Smith College, donde era libre de explorar mis salvajes obsesiones. Tenía un grupo de amigas que compartían mi amor por la ficción histórica, intercambiábamos romances, hablábamos de Austen e imaginábamos cómo sería ser cortejadas… realmente cortejadas. Me especialicé en historia y en algún punto en el camino me aprendí una rima que listaba los reyes y reinas de Inglaterra en orden. Tras la graduación, hice un viaje a lo largo de Gran Bretaña con mi madre que sólo sirvió para solidificar y amor por la rica historia de la región.
Después encontré mi camino hacia Nueva York, donde empecé a trabajar en publicidad y todos esos años leyendo valieron la pena. Reboté entre varios trabajos y un máster, acumulando una insondable colección de libros de ficción en la regencia por el camino, que llenan las estanterías de mi casa en Brooklyn hasta reventar. Soy afortunada por tener un marido y un perro que pasan por alto mis excentricidades y, a veces, me aman más por ellas.
Y ahora, estoy feliz de decir que, mientras escribo, tengo la oportunidad de darle a mi loca, ecléctica vida un buen uso y, aunque quizá nunca pueda vivir la vida del espía británico y la italiana de la jet-set, mis personajes están haciendo un verdadero intento por conseguirlo..." (by Sarah Mac Lean)




0 comentarios:

Publicar un comentario

ESTE BLOG SE NUTRE DE TUS COMENTARIOS. Atte. CAR

Entradas populares

Archivo del blog

 
Muero por los libros Copyright © 2013 | Tema Diseñado por: Leyendo ando... | Con la tecnología de: Blogger